El IER culmina el Inventario Artístico de La Rioja con la edición de su cuarto volumen

Intervención de José Gabriel Moya Valgañón. :: sonia tercero/
Intervención de José Gabriel Moya Valgañón. :: sonia tercero

El historiador José Gabriel Moya Valgañón firma este inestimable e ingente proyecto, de accidentada andadura, que inició hace cincuenta años

ESTÍBALIZ ESPINOSA LOGROÑO.

Exactamente 42 años median entre el primero y el último volumen del 'Inventario Artístico de Logroño y su provincia La Rioja', cuatro azarosas décadas para el único inventario artístico de nuestra comunidad accesible a todo el mundo.

La culminación del proyecto es su cuarta entrega, que abarca alfabéticamente el patrimonio de 75 localidades riojanas -desde San Millán de la Cogolla hasta Zorraquín- y que acaba de editar el Instituto de Estudios Riojanos (IER). En su presentación pública participaron ayer el director general de Cultura, Eduardo Rodríguez Osés; la directora del IER, Aurora Martínez Ezquerro; el responsable del Área de Patrimonio Regional de la institución, Ignacio Gil-Díez Usandizaga y, por su puesto, su autor e historiador del Arte, José Gabriel Moya Valgañón.

Cierto es que la azarosa y dilatadísima trayectoria de este proyecto no concluye con el total beneplácito de Moya Valgañón, pero -como dice el propio historiador- «estaba la gente muy pesada con que esto saliera y yo muy aburrido de que me dieran la lata con ello».

Su publicación responde a la voluntad del IER de celebrar su 70 aniversario con la edición de un libro emblemático de cada una de sus áreas, en este caso la de Patrimonio, cuyo director reconoce lo laborioso de este último volumen del inventario, que se nutre de datos recabados por el autor entre los años 1967 y 1973 y cuya última revisión responde a 1990. «Desde entonces no se ha retocado, aunque hay muchas noticias nuevas que se podían haber incluido, pero yo no tenía ninguna intención de hacerlo», apunta José Gabriel Moya, quien lamenta la falta de respaldo económico para una labor de campo de este tipo, e incluso para cuestiones culturales en general. Tampoco comulgó en su momento con ciertas licencias tomadas sobre su obra, lo que dejó en punto muerto este último volumen durante años.

Para su edición se han recuperado las pruebas de imprenta antiguas, fotolitos de los planos y fotografías en papel, materiales que explican lo laborioso de esta publicación, que mantiene el formato y estructura de los tres volúmenes precedentes. Su minuciosa descripción patrimonial se acompaña de 278 ilustraciones.

Y aunque en sus páginas no figura el patrimonio o las actualizaciones de datos posteriores a 1990, sí aparecen bienes y elementos que se han perdido con el tiempo, sobre todo en pequeñas aldeas despobladas. Este inventario es, por tanto, «una referencia fundamental como fuente escrita», subraya Ignacio Gil-Díez, y más viniendo de José Gabriel Moya Valgañón, a quien considera «un sabio, el gran referente en temas patrimoniales en La Rioja».

El cuarto volumen del 'Inventario Artístico de Logroño y su provincia La Rioja' cuesta 18 euros y se puede adquirir tanto en el IER como en librerías.

Más

Fotos

Vídeos