CUERPOS Y LUGARES

CUERPOS                                          Y LUGARES

JOSU EGUREN

El empalagoso combo de estereotipos y localismos sobre los que se ha fundado la fortuna de Dany Boon ('Mi familia en el norte') y buena parte de los éxitos de la taquilla francesa a lo largo de los últimos diez años, es el ingrediente principal de la última comedia de Philippe Le Guay ('Las chicas de la 6ª planta', 'Molière en bicicleta'), un director parisino acostumbrado a asomarse a las realidades ajenas a su existencia desde la distancia del prejuicio cultural, que en este caso aplica a los habitantes de un pequeño pueblo del noroeste francés golpeado por la crisis agrícola.

La casualidad ha querido que el estreno de 'Normandía el desnudo' coincida en el tiempo con el de 'Caras y lugares', el diario de viaje de Agnès Varda y el artista visual JR por la periferia de la Francia centralista, una película con la que el sexto largometraje de Le Guay no aguanta ninguna comparativa pese a que ambas reivindican el hecho fotográfico como mecanismo de resistencia. En el caso de 'Normandía al desnudo', el aterrizaje forzoso de un fotógrafo inspirado por Spencer Tunick (conocido por sus composiciones artísticas a partir de la exposición de masas de personas desnudas) al seno de una comunidad ganadera que trata de proyectar sus reivindicaciones ante la sordera de la administración central sirve como excusa para que Le Guay ponga el acento en las diferencia culturales de la capital frente a la provincia, y del carácter francés respecto al euroescepticismo angloamericano encarnado por el personaje al que interpreta Toby Jones.

Pese a manejar un reparto coral, que altera el curso de la narrativa principal ramificándola en pequeñas líneas guadiana, Le Guay no duda en exprimir el carisma y la presencia de François Cluzet para recuperar las riendas de la película y forzar una lectura agradable del conflicto en clave moral.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos