Cuatro de cada cinco españoles respiran aire contaminado por ozono

Cuatro de cada cinco españoles respiran aire contaminado por ozono

Ecologistas en Acción denuncia que 38 millones de personas se exponen a diario a niveles superiores a los permitidos por la OMS

J. LUIS ALVAREZMADRID.

Durante los primeros nueve meses del año cuatro de cada cinco españoles respiró aire contaminado por ozono. Esto supone que el 81% de la población, cerca de 38 millones de personas, se ha expuesto a niveles superiores a los que son considerados como seguros por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Según el informe sobre la contaminación por ozono de Ecologistas en Acción en 2017, elaborado con datos de 455 estaciones de las distintas administraciones, los niveles de ozono «se han mantenido en general estacionarios, con alzas y descensos» dependiendo de la localización geográfica. De esta manera, la organización ecologista advierte de que tomando como referencia la normativa española y de la Unión Europea sobre ozono, «mucho más laxa que la de la OMS», 12,8 millones de personas, un 27% de la población, se expusieron a niveles superiores a los admitidos este año. Esto supone un incremento de entre dos y tres millones de personas más que en 2016 y 2015, respectivamente, y seis millones más en relación a 2013 y 2014. Es decir, uno de cada cuatro españoles ha respirado un aire que incumple el estándar legal vigente para el ozono.

Durante 2017, los territorios más afectados por el ozono troposférico fueron Andalucía, Extremadura, Madrid, Murcia y, sobre todo, las Islas Baleares, que presentaron la peor situación del Estado. En cambio, los niveles de ozono fueron más moderados en las comunidades autónomas del Cantábrico, el Valle del Ebro, Castilla y León, Canarias, Castilla-La Mancha, Cataluña y el litoral mediterráneo desde Alicante a Gerona.

La Agencia Europea de Medio Ambiente estima en 1.600 las muertes por la contaminación en España«El gasto sanitario derivado de la contaminacion por ozono ronda los 5.000 millones de euros»

El documento expone que la contaminación por ozono en 2017 fue consecuencia en primera instancia de la coyuntura meteorológica, caracterizada por una gran estabilidad atmosférica y un fuerte calor primaveral y estival. «La evolución reciente de esta contaminación está relacionada con la tendencia al incremento en verano de las temperaturas medias y de las situaciones meteorológicas extremas (olas de calor), resultado del cambio climático», afirma.

Según Ecologistas en Acción, la contaminación por ozono «debería abordarse como un problema sanitario de primer orden». De acuerdo a las últimas estimaciones de la Agencia Europea de Medio Ambiente, en 2014 se registraron 1.600 muertes prematuras en España por la exposición a niveles de contaminación por ozono. Las personas más afectadas son las niñas y los niños, las personas mayores, las mujeres embarazadas y las personas con enfermedades respiratorias y cardiovasculares.

El informe destaca que los costes sanitarios derivados de la contaminación por ozono representan alrededor de 5.000 millones de euros al año, un 0,33 % del PIB español, según el Banco Mundial, «sin considerar los daños provocados sobre los cultivos y los ecosistemas naturales». «Solo los costes económicos de la menor producción de dos cultivos como trigo y tomate, por su exposición al ozono en España, se han estimado en 800 millones de euros en el 2000, el 3,2% del PIB agrícola», recoge el estudio.

Desde Ecologistas en Acción aseguran que los planes de mejora de la calidad del aire para reducir la contaminación por ozono son obligatorios según la legislación. Sin embargo, denuncian que no se han elaborado en Andalucía, Aragón, Illes Balears, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Cataluña, Comunidad Valenciana, Extremadura, Madrid, Murcia, Navarra y País Vasco. «De forma sorprendente, la queja presentada por Ecologistas en Acción contra las administraciones españolas ha sido archivada por la Comisión Europea, porque, dicen, 'el cumplimiento de los valores objetivo establecido para el ozono resulta complejo'», añaden.

Los ecologistas también arremeten contra el Ministerio de Medio Ambiente, porque «el Gobierno Central tampoco ha elaborado hasta la fecha el Plan Nacional de Ozono Troposférico, a lo que se remiten todas las comunidades autónomas para justificar su inactividad». El Plan Aire II de Medio Ambiente, en elaboración tras expirar en 2016 el Plan Aire I, «limita las actuaciones a la realización de estudios y la mejora de su medición».

El informe apunta como principales vías para reducir la contaminación por ozono la disminución del tráfico motorizado, la reducción de la necesidad de movilidad y la potenciación del transporte público. «Es necesario, además, dar facilidades al tránsito peatonal y a la bicicleta en las ciudades, así como la adopción generalizada de las mejores técnicas industriales disponibles, la sustitución de los disolventes orgánicos por agua y la reducción drástica de la generación eléctrica en centrales térmicas, en particular las que utilizan carbón», agrega.

Fotos

Vídeos