Cuarenta menores pierden a su madre cada año por violencia machista

Concentración en Vitoria contra la violencia machista. :: Blanca Castillo/
Concentración en Vitoria contra la violencia machista. :: Blanca Castillo

La Fundación Mujeres denuncia la «escasa» respuesta a esta lacra pese a que el Congreso aprobará el derecho de los huérfanos a una pensión

ISAAC ASENJO MADRID.

Son víctimas 'invisibles' de la violencia machista. Olvidados por los políticos y que rara vez aparecen en las leyes o en los medios. Niños asesinados y huérfanos. Víctimas de igual modo. Los hijos son en ocasiones protagonistas del silencio de una historia que acaba en muerte y cuyos fallos en el sistema complica sus vidas para ser reconocidos como damnificados directos de una lacra que deja al año más de medio centenar de mujeres asesinadas.

Alrededor de 40 menores pierden a sus madres cada año, 196 desde que en 2013 empezó a haber datos oficiales y unos 500 desde la aprobación de la Ley Integral de Violencia de Género en 2004. Entre ellos se encuentran incluidos los diez niños y niñas que se han quedado huérfanos por violencia machista en lo que va de 2018 -los dos últimos ayer mismo, después de que una mujer fuera asesinada a tiros por su expareja cuando llevaba a su hijo al colegio en Toledo- y que sufren una respuesta institucional «escasa e insuficiente».

Teléfono de atención a víctimas por violencia de género

Así lo aseguran la Fundación Mujeres y el Fondo de Becas Fiscal Soledad Cazorla en el segundo Informe Anual que elaboran sobre los huérfanos que deja la violencia machista, presentado ayer. También recopilan los datos acerca de los huérfanos mayores de edad, que alcanzan los 142 desde ese mismo año. La suma ofrece un dato terrible: 338 huérfanos, uno cada semana.

Según el informe, desde 2005 se han producido unos 570 asesinatos de mujeres que han dejado menores huérfanos y que representan familias que necesitan apoyo o que en su momento lo habrían necesitado.

El Congreso de los Diputados aprobó en mayo por unanimidad comenzar la tramitación de una ley que hará que todos los huérfanos de crímenes machistas, con independencia de si su madre cotizó o no a la Seguridad Social, tengan garantizado el derecho a cobrar una prestación mínima de 677 euros, aunque la ley prevé que si las víctimas son dos hermanos o más la base a percibir debe ser del 118% (ahora es el 52%), con un mínimo de 737 euros.

Esto supone una subida media del 34% y de más del doble para las familias con al menos dos huérfanos. Las víctimas de violencia machista tendrían derecho al cobro de esta pensión hasta los 21 años, y hasta los 25 si no se han emancipado y la unidad familiar en la que conviven dividida entre sus miembros no alcanza el 75% del salario mínimo, e incluso algún año más si aún estudian una carrera universitaria.

Más medidas

La reforma pretende establecer también otras dos medidas en beneficio de estos menores. Los huérfanos, con la ley actual, de entrada sólo cobran un 20% de los ingresos de la madre fallecida (la pensión ordinaria) y sólo pasan al 52% cuando hay una sentencia firme que mantiene al padre homicida en la cárcel, cuando tienen derecho a una pensión absoluta. El cambio sería que, una vez se produzca la condena firme, reciban el pago del 70% de la base reguladora a fecha de cuando les fue reconocida, aunque hayan pasado meses o años.

La segunda novedad es que si el padre muere después de matar a la madre -normalmente por un suicidio- tengan derecho a compatibilizar el cobro de la pensión de orfandad de la madre y la del padre, cosa que ahora se les niega. La remuneración compatible sería el 70% de los ingresos de la madre y el 20% de los del padre.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos