«Creo que la vida es absurda»

Joyce Carol Oates, fotografiada en el claustro de la Universidad de Deusto. :: iñaki andrés/
Joyce Carol Oates, fotografiada en el claustro de la Universidad de Deusto. :: iñaki andrés

La autora, que recibirá hoy el premio BBK Ja! Bilbao, asegura que incluso para ella misma es un misterio cómo ha podido escribir tanto Joyce Carol Oates Escritora

CÉSAR COCA

Joyce Carol Oates (Lockport, Nueva York, 1938) confiesa que ni ella misma entiende cómo ha llegado a escribir tanto, dado que se considera una autora «lenta». Pero luego da la clave sobre la que se asienta el extraordinario volumen de su catálogo (más de 150 títulos entre novelas, volúmenes de relatos, poesía, teatro, ensayo y libros infantiles): escribe casi a todas horas. Esta tarde recibirá el premio BBK Ja! Bilbao.

-¿De dónde saca la energía y los temas para escribir tanto?

-Creo que no tengo más energía que otros. Y en cuanto a los temas, hay más que tiempo para plasmarlos en un libro. Tengo los cajones de mi casa llenos de notas con ideas que se me han ido ocurriendo. Luego, lo que sucede, es que puedo escribir todo el día, incluso en un avión.

-¿Escribir para usted es lo mismo que vivir?

-También me gusta mucho leer. El primer libro que leí fue 'Alicia en el País de las Maravillas' y lo que sucedió fue no tanto que yo quisiera ser Alicia como el propio Carroll. Los niños imitan siempre lo que ven, y yo quería escribir.

-Se define como una 'autora americana'. ¿Cuáles son los rasgos de una 'autora americana'?

-Hay una literatura regional que está siempre emplazada en un lugar. Le hablo de autores como Faulkner, Joyce o Proust. En ese caso, tienes que ser realista. Si eres surrealista, como Kafka o Ionesco, no tienes la obligación de definir un escenario. Mi obra tiene una geografía concreta, pero si viviera en otro lugar hablaríamos de una geografía diferente.

-Pero también hay en sus libros un punto de surrealismo.

-Claro, porque todos tendemos a soñar, y eso es surrealista.

-Ha tratado casi todos los temas de los EE UU. ¿Ha pretendido hacer una radiografía de su país?

-Tiene razón, he escrito sobre distintas clases sociales y gremios: trabajadores, intelectuales, clase media, abogados, deportistas, familias, clérigos... Incluso una de mis novelas habla sobre mujeres científicas, que es un tema poco habitual. Y acabo de publicar 'Un libro de mentiras americanas' (Alfaguara), donde abordo cómo los políticos nos manipulan.

-La violencia está muy presente en su obra.

-Escribo sobre la gente en general, sobre cómo aborda el drama y los conflictos. Y aunque también he publicado títulos con historias de amor es verdad que muchas de mis novelas tratan sobre una América que está dividida, en la que abundan las armas y la gente se enfrenta con ira.

-Se ha referido a una generación joven y muy preparada a la que ve con mala salida. ¿Ese es su diagnóstico?

-Es un asunto muy complejo. Me interesa mucho la vida de los jóvenes. Ahora en EE UU hay una derecha muy rica que los manipula para que la voten. Estamos hablando de blancos supremacistas. Piense en el caos que empezó con la campaña de Trump. La política es difícil porque hay quien dice a la sociedad justo lo que quiere oír. Al final, pasa como en 'Rinoceronte' de Ionesco, donde se contempla una progresiva aceptación social del totalitarismo. Así nos hemos sentido en EE UU con Trump.

-Otra de sus preocupaciones es la gente mayor que ve cómo desaparecen sus amigos...

-Escribí sobre el drama de la viudedad cuando yo misma lo viví. Cuando te pasa algo así tu vida cambia. De todos modos, yo no sé escribir sobre mí misma, lo hago con personajes de ficción. Ahora, está claro que veo el mundo con una mirada distinta de como lo hacía veinte años atrás. Cuando era joven escribía sobre gente mayor; ahora ya me estoy alcanzando. Entonces narraba historias de gente que moría, así que luego, cuando murieron mis padres, sentí como si eso ya lo hubiese vivido, aunque en ese momento era real.

-Le van a entregar un premio en un festival de literatura de humor. ¿Se siente identificada con ello?

- Creo que he hecho demostraciones de humor negro, quizá más en relatos que en novelas. Incluso en la poesía. A veces leo en público un poema mío que se titula 'Para Marlon Brando, que está en el infierno'. La gente se ríe al oírlo, pero es muy serio.

-¿Se sorprendió cuando le comunicaron el premio?

-Sí, aunque como le decía he usado del humor en mi obra y también en Twitter, donde soy muy irónica. Ese es mi estilo porque yo creo que la vida es absurda, como sucede en 'Alicia'.

Fotos

Vídeos