El Coro Sinfónico celebra su décimo aniversario con el Requiem de Verdi

Concierto del Coro Sinfónico de La Rioja en Riojafórum. :: justo rodríguez /
Concierto del Coro Sinfónico de La Rioja en Riojafórum. :: justo rodríguez

La Coral Aldapeta, la Orquesta Opus Lírica y 4 solistas profesionales actúan junto a los riojanos, mañana en Riojafórum a las 20.30 horas

M. SOBRINOLOGROÑO.

El de mañana en Riojafórum es un estreno doble, porque lo será por igual para quienes ocupen el escenario que para quienes hagan lo propio en el patio de butacas. Ninguna agrupación sinfónica ha interpretado antes en La Rioja la obra que sonará mañana en ese auditorio, el Requiem de Verdi con el que el Coro Sinfónico de La Rioja pondrá la guinda a las celebraciones por su décimo cumpleaños. Para este «reto», como lo considera el presidente de la agrupación, Mariano Sánchez, la coral no estará sola sobre las tablas de Riojafórum. A sus 75 intérpretes les acompañarán los miembros de la donostiarra Coral Aldapeta, vinculado al colegio Marianistas y cercano también al reconocido Orfeón Donostiarra.

A ellos se sumarán la Orquesta Opus Lírica, también proveniente de San Sebastián, y cuatro solistas profesionales para acabar de conformar el grupo de 180 intérpretes que se subirá al escenario. Estos son la soprano Ainhoa Garmendia, la mezzosoprano Marife Nogales, el tenor Gillén Munguía y el barítono José Manuel Díaz, con cuyas voces se cubren los requerimientos vocales y musicales de una obra «de gran envergadura» que supone para la agrupación riojana «un salto cualitativo y cuantitativo».

Cuándo
Mañana, 20.30 horas.
Dónde
Riojafórum
Quiénes
El Coro Sinfónico de La Rioja (bajo la dirección musical de José Luis Barrio), la Coral Aldapeta, la Orquesta Opus Lírica y los solistas Ainhoa Garmendia (soprano), Marife Nogales ( mezzosoprano), Gillén Munguía (tenor) y José Manuel Díaz (barítono).

La coordinación entre artistas será fundamental para superar con nota las complicaciones de una de las obras más famosas del compositor italiano Giuseppe Verdi, que con esta composición abandonó brevemente la ópera, el campo en el que resultó más fecundo. Estrenada en Milán el 22 de mayo de 1874 , la creación de Verdi arrancó los halagos de la gran mayoría de la sociedad, si bien no pudo evitar las críticas que demandaban mayor religiosidad en la obra, no en vano marcada por el carácter operístico del italiano.

El edificio sonoro que construyó Verdi se asienta en una imponente escritura orquestal y vocal estructurada en siete partes con diversa extensión que corresponden a la misa de difuntos. En ellas conviven un peculiar concepto de la majestad de Dios, el temor a un juicio inapelable y severo o expresiones de humildad, dolor, esperanza y pérdida. El peso de todas ellas recae sobre el coro, que es en esta obra el verdadero protagonista del concierto.

Ensayos en Alemania

La agrupación riojana acude mañana a Riojafórum con la certeza de que su Requiem funciona sobre el escenario. Antes de los ensayos de estos días, la mitad de los miembros del Coro Sinfónico viajaron a Alemania, donde el pasado domingo pudieron ofrecer un 'pre-estreno' del que guardan «una experiencia fantástica». Eso sí, la prueba de fuego sigue siendo la de mañana, una cita para la que todos los componentes «están muy ilusionados, tanto los que ya han cantado en Alemania como los que no hemos podido ir».

A partir de las 20.30 horas de mañana, 180 intérpretes pondrán música a esa «ilusión» con el objetivo de emocionar al público riojano.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos