La consulta silenciosa

Los 'chatbots' que incorporan los teléfonos móviles podrán ser utilizados para diagnosticar el estado de ánimo del usuario. :: R. C. / efe
Los 'chatbots' que incorporan los teléfonos móviles podrán ser utilizados para diagnosticar el estado de ánimo del usuario. :: R. C. / efe

Los 'chatbots' o robots de conversación apuntan ahora a un nuevo campo de especialización: la psicología

MICHAEL MCLOUGHLIN MADRID.

Ha sido una revolución silenciosa. Se han expandido a lo largo y ancho de la tecnología casi de puntillas pero dando mucho que hablar. Y tanto. Hablamos de los llamados 'chatbots', lo que en una traducción un poco gruesa al castellano podrían ser robots de conversación. Desde que Siri, el asistente de voz que Apple integró en los iPhone, apareció en escena se ha ido levantando un gran imperio alrededor de estas innovaciones. Es probable que en los alguno días haya interactuado con uno de ellos. Bien en una plataforma de compra o en lugares como Twitter, donde se utilizan para generar respuestas e interacciones automáticas.

Moda, asistencia, compras, pura diversión... el de los 'chatbots' es un mundo ecléctico. Ahora también se suma una nueva disciplina a su oferta: el de la psicología. 'Woebot'. Este es el nombre de este 'psicoanalista' 2.0 que quiere ayudar a la monitorización y mejora de personas que padezcan depresión y otros trastornos mentales.

El programa en cuestión ha sido creado por Alison Darcy, una especialista en el campo de la psicología clínica, que en el pasado fue también profesora en la Universidad de Standfrod. 'Woebot' utiliza una herramienta cada vez más común para hacer su trabajo: Facebook Messenger. Y es que se integra en esta popular plataforma de mensajería, la más utilizada del mundo junto a WhatsApp y Telegram.

Esto permite que este 'chatbot' se integre cómo un contacto más y la conversación se establezca entre las de amigos, compañeros del trabajo..., estando siempre disponible y mano. Todo ello sin tener que descargar una nueva aplicación al uso -una 'app' para cada cosa-, algo que cada vez se está convirtiendo en una barrera de entrada y por ello se opta por unificar servicios.

Pues bien, por el momento, 'Woebot' se ha puesto en prueba en un ensayo controlado. Se establecieron aleatoriamente dos grupos: uno utilizaba este accesorio y el otro un libro electrónico sobre el control de depresiones entre universitarios del 'National Institute of Mental Health'. Los primeros experimentaron una reducción significativa de los síntomas de la depresión. El estudio, cuya muestra fueron 70 personas entre 18 y 28 años, fue publicado en el prestigioso 'Journal of Medical Internet Research'. A pesar de los prometedores avances, sus responsables aseguran que aún queda aumentar la gente que se somete a ella para poder perfeccionar el servicio. Pero los resultados son prometedores.

Al igual que Freud

Pero, ¿cómo funciona? Se basa en la terapia cognitivo-conductual, una corriente que surgió con fuerza a finales de los 70 y desplazó las tesis de Freud hasta convertirse en el tratamiento más habitual en el mundo de la psicología clínica. El sistema no bucea en el pasado, sino que comprueba periódicamente, a lo largo de cada jornada, cómo está funcionando el humor y el ánimo de cada persona para establecer patrones emocionales. No se atacan traumas pasados, se destacan esos detalles que diariamente ocurren y que acaban por tumbar emocionalmente al usuario.

«Representa una nueva era en la terapia digital. Lo diseñamos para dar a la gente una experiencia terapéutica personalizada», asegura la doctora Darcy, su creadora, que niega rotundamente que sea un sustituto de la atención psicológica sino una puerta de entrada a aquellos que no tienen tan fácil acceso a estos tratamientos.

El de 'Woebot' no es la primera aplicación destinada al diagnóstico psicológico, aunque si la más avanzada. En 2016 una empresa llamada X2AI creo un asistente llamado 'Karim', que venía a apoyar a las víctimas de zonas devastadas por la guerra. Se puso en prueba con un grupo de refugiados sirios en un campamento de Líbano. La empresa aún no ha dado muchas más pistas de como marcha su evolución. Lo cierto es que estos 'chatbots' cada vez son más útiles y en el caso de la psicología pueden permitir llegar a jóvenes a través de canales como las redes sociales.

Un reciente estudio, publicado por 'Bussiness Insider', sostiene que ocho de cada diez jóvenes de los denominados 'millennials' prefieren dar sus datos a un 'bot' que a un humano. Esto es una muestra de la buena predisposición que tienen a estas innovaciones las nuevas generaciones.

Fotos

Vídeos