Confesiones y reflexiones en las entrevistas de García Lorca

VÍCTOR NÚÑEZ JAIME

madrid. Quienes le conocieron dicen que a Federico García Lorca (1898-1936) no le gustaba conceder entrevistas. Los reporteros de España y de otros países, sin embargo, insistían en hablar con él poniendo como pretexto la publicación de alguno de sus libros o el estreno y las giras de sus obras de teatro. Así que por eso, por conciencia profesional, y no por gusto, el autor granadino aceptaba hablar con los periodistas. Porque en el fondo sabía que todo encuentro con la prensa constituía una promoción gratuita para su trabajo.

Pero en medio de cada conversación no era raro que soltara confesiones íntimas, tan espontáneas como reveladoras. Hasta ahora, la mayor parte de esas «valiosas entrevistas» se encontraba dispersa. Después de buscar en distintos archivos, Rafael Inglada y Víctor Fernández, dos investigadores de vidas de escritores, lograron reunir 133 entrevistas del poeta y dramaturgo fusilado a las afueras de ciudad natal poco después el inicio de la Guerra Civil en un volumen que publica la editorial Malpaso.

«'Palabra de Lorca' nos brinda la oportunidad de descubrir las declaraciones y opiniones que el poeta compartió con el público. Conocer la visión del mundo que tenía Lorca nos ayudará a comprender mejor el alcance de su obra y las claves que lo han convertido en un clásico universal», explican los compiladores.

Las reflexiones de García Lorca giran en torno a su obra y al contexto en el que se desarrolla. «La creación poética es un misterio indescifrable, como el misterio del nacimiento del hombre. Se oyen voces, no se sabe dónde, y es inútil preocuparse de dónde vienen», dijo en una ocasión, cuando le preguntaron por su método de trabajo.

El libro incluye, además, los tres textos que aparecieron dos décadas después del asesinato de García Lorca, en los que Cipriano Rivas Cherif, uno de sus colaboradores más cercanos, cuenta detalles de la vida amorosa del poeta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos