Condenado por maltratar y controlar a su mujer con la religión

Un tribunal de Alicante confirma los 21 meses de cárcel a un hombre que sometió durante años a su esposa, a la que llamaba «demonio» y «maldita»

R. C.

alicante. Un tribunal ha confirmado la condena de 21 meses de cárcel impuesta a un hombre que maltrató durante años a su esposa y le causó un trastorno mental tras controlar la economía familiar y someterla a un férreo control en el que se advierte un trasfondo religioso. Según la sentencia, hecha pública ayer por el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) valenciano, el acusado llegó a vetar en la comunión de uno de sus tres hijos a una compañera abogada de la víctima porque estaba divorciada.

Asimismo, en octubre de 2014, unos meses después de que ella le planteara el divorcio, llegó a exhibirle un crucifijo en la cara mientras le gritaba: «Demonio, estás maldita». Su comportamiento machista ha generado síntomas depresivos en los hijos de la pareja que afectan a su vida, según estableció la sentencia del juzgado de lo Penal 2 de Alicante, que ha sido ratificada ahora por la Audiencia Provincial.

Los cónyuges contrajeron matrimonio en 1997 y, desde el principio, él fue quien tomaba «las decisiones en cuantos asuntos afectan a la familia», sobre todo los de tipo económico. El acusado controlaba los ingresos por la actividad profesional de su esposa y también el destino que debía darse a una indemnización que ella había cobrado por la muerte de sus padres en un accidente en 2003.

En ese contexto, la víctima llegó a plantear a su marido el divorcio en el verano de 2014, pero el hombre reaccionó con un acoso y una violencia, tanto física como verbal, continuos.

Entre el 9 de agosto y el 25 de septiembre de 2014, envió a su pareja más de cuarenta mensajes de WhatsApp, en los que la llamaba «maldita, malvada, bruja y enferma mental», entre otros insultos.

La Audiencia de Alicante ha confirmado ahora la pena de un año y nueve meses de cárcel, así como 57 días de trabajos en beneficio de la comunidad, impuesta al acusado, quien, además, deberá indemnizar a su esposa con 6.000 euros y a uno de sus hijos con 3.000 por daños morales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos