La concienciación social deja en la mitad las agresiones sexuales en Sanfermines

La presencia policial durante los Sanfermines, como muestra la imagen, fue notable. :: efe/
La presencia policial durante los Sanfermines, como muestra la imagen, fue notable. :: efe

La misma campaña de tolerancia cero, a un tiempo, ha hecho aumentar las denuncias por tocamientos

PABLO OJER

Pamplona. La última noche de los Sanfermines, la del viernes al sábado, resultó ser la más dramática en lo que se refiere a las agresiones sexuales. Se produjo la única violación de todas las fiestas. Y, además, fue sobre una menor (15 años). Esa fue la mala notica. La buena, que las potentes campañas y la concienciación social para lograr unas fiestas libres de ataques sexistas ha conseguido que estos delitos se redujesen este año a la mitad que el anterior. Aunque el autor de la violación todavía no ha sido detenido, esta circunstancia no debe empañar la buena labor policial a la hora de atajar la violencia sexista. De hecho, en once de las 14 denuncias presentadas los presuntos autores ya han sido detenidos.

Una efectividad del 78,5%. De las 14 denuncias presentadas por ataques sexistas, solo dos fueron por agresiones sexuales, lo que supone menos de la mitad que el año pasado, cuando se presentaron cinco, cuatro por violación y una por intento de violación. De las denuncias investigadas este año, la última es por violación mientras que la primera, presentada el pasado día 12, fue por la agresión sufrida por la víctima después de que fuera objeto de tocamientos.

Sin embargo, las denuncias por abusos sexuales se incrementaron respecto al año pasado. En 2017 se han presentado doce mientras que el año pasado fueron once. Según los artículos 178 y 181 del Código Penal, la diferencia entre agresión sexual y abuso sexual radica en la existencia o no de violencia o intimidación en el acto delictivo.

La concienciación social lograda a través de las diferentes campañas tanto de las instituciones como de asociaciones feministas se encuentra detrás de este incremento de las denuncias por abusos. De hecho, hasta el año pasado no había estadísticas de denuncias por tocamientos. En la mayoría de las ocasiones ni se denunciaban. No había conciencia de que tocar los glúteos de alguien fuera delito.

Lo mismo, pero en sentido contrario, sucede con las agresiones sexuales. La fuerte presencia policial y el ambiente social de tolerancia cero que han conseguido las reiteradas campañas ha provocado que hayan disminuido notablemente. Solo hay que ver que en los Sanfermines de 2012 se presentaron hasta diez denuncias por agresiones sexuales. En 2013 hubo seis y en 2014 se presentaron cinco, una más que en 2015 y las mismas que en 2016. La petición de hasta 25 años de cárcel que sobrevuela sobre los acusados de la presunta violación grupal del año pasado también ha podido funcionar como aviso a navegantes.

Aún así, desde el Ayuntamiento de Pamplona se rechaza la autocomplacencia. «No nos podemos contentar con mejorar las estadísticas. Nuestro objetivo debe ser eliminar de una vez por todas cualquier violencia sexista», afirmó ayer el alcalde de Pamplona, Joseba Asirón. La concejal de Igualdad, Laura Berro, destacó la publicación de las estadísticas como herramienta para luchar contra la violencia sexista. «Sólo haciéndolas públicas, reconociéndolas, se puede erradicar la violencias sexista», afirmó.

Juicios rápidos

El alcalde de Pamplona está convencido de que el éxito lo ha logrado la unión social. «Lo que realmente es novedoso en Pamplona es que la ciudadanía está en la calle y ha decidido liderar una lucha que es imprescindible tomar en serio».

Al clima de tolerancia cero también ha ayudado la rapidez con la que ha actuado la justicia. De los once detenidos siete ya cuentan con condena firme. El arrestado por la primera agresión sexual está en prisión porque la pena solicitada por la acusación particular es de 25 meses de cárcel y para que al tratarse de un extranjero no pueda eludir el juicio, previsto para el próximo viernes.

La celeridad de los juicios se debe a que se presentaron las diligencias urgentes que la legislación prevé para el enjuiciamiento rápido de determinados delitos. Los acusados aceptaron las peticiones de la Fiscalía, por lo que se resolvió con conformidades. Las penas impuestas variaron desde los 1.260 euros de multa hasta los nueve meses de cárcel, dependiendo de la gravedad de los tocamientos. Las víctimas recibirán una indemnización de entre 500 y 1.000 euros.

Fotos

Vídeos