Compromiso político en los Platino

Los galardonados con los Premios Platino del Cine Iberoamericano posan tras la gala. :: kiko huesca / efe

Mientras los artistas denuncian la situación de Venezuela, Pedro Almodóvar reclama «abrir las fosas» de la Guerra Civil

DANIEL ROLDÁN MADRID.

El rojo, el azul y el amarillo eran los colores de la noche, pero no fueron los escogidos por los actores, directores, productores o actrices para sus trajes y vestidos de noche. Son la esencia de la bandera venezolana y así lucieron tanto en la alfombra roja como en el escenario de los premios Platino. Porque los artistas del país sudamericano están hartos de la situación que vive su patria, al borde de la guerra civil, con cerca de cien muertos en las calles desde que en abril comenzaron las protestas de la oposición y a poco más de una semana de que el Gobierno coloque las urnas para votar la creación de una Asamblea Constituyente que sortee al Parlamento. Una medida que tanto la opositora Mesa de la Unidad Democrática como numerosas instituciones internacionales consideran ilegales.

Con esta convulsa situación y ante una audiencia millonaria desde Alaska hasta el Estrecho de Magallanes, los profesionales latinos dejaron clara su postura. «Queremos a Venezuela libre, nos urge una Venezuela libre», exclamó una emocionada Prakriti Maduro con la bandera de su país del revés. Como antes hicieron sus compatriotas Arlette Torres, Malena González y Miguel Ferrari en la alfombra roja; al igual que Tomás Rincón, centrocampista de la Juventus de Turín, que desplegó su enseña nacional en mayo. Una forma de protestar que reclamó Lilian Tintori a sus compatriotas en el exterior para llamar la atención de la comunidad internacional. Porque una bandera del revés significa amotinamiento o auxilio.

Una ayuda que el director Lorenzo Vigas también pidió a sus colegas latinoamericanos «para apoyar a Venezuela en este momento tan difícil que estamos viviendo»; un país que, a su juicio, está «al borde del genocidio». «Creo que la comunidad internacional no está haciendo lo suficiente para ayudar. América Latina no puede dar la espalda a Venezuela», señaló después de recoger el Platino a la mejor ópera prima por 'Desde allá' durante la gala presentada por Carlos Latre y la actriz uruguaya Natalia Oreiro.

No faltaron las imitaciones del humorista castellonense, algún que otro fallo técnico, y mucha música a cargo de Gente de Zona, Los del Río y Arkano, que también participó en una versión de 'La muralla' de Víctor Manuel y Ana Belén junto a India Martínez, Sofía Reyes y Abel Pintos.

En cuanto a los ganadores, la argentina 'El ciudadano ilustre', de Gastón Duprat y Mariano Cohn, continúo con su triunfal recorrido. La historia sobre el doloroso regreso de un Nobel de Literatura a su localidad natal ya había ganado el Goya a mejor cinta iberoamericana. En los Platino se llevó tres premios: mejor película, mejor guión y mejor actor protagonista para Óscar Martínez, que ya ganó la Copa Volpi por su interpretación. El premio femenino fue para Sonia Braga por 'Aquarius'.

Mientras 'El ciudadano ilustre', la vida de otro Nobel de Literatura se fue de vacío. 'Neruda' partía de favorita y se quedó en blanco; 'Un monstruo viene a verme', de J. A. Bayona, se llevó los cuatro galardones técnicos (montaje, dirección artística, fotografía y sonido), mientras que 'Julieta' se alzaba con el Platino a mejor música (para Alberto Iglesias) y mejor director.

Pedro Almodóvar dedicó el premio a aquellos colaboradores que «nunca nombra» y a «las cientos de miles de familias españolas que siguen buscando a sus desaparecidos» de la última Guerra Civil. El realizador manchego aseveró que abrir fosas no es abrir heridas. «Es cerrarlas, algo tan simple como eso, cerrar heridas y terminar de una vez para siempre con nuestra maldita Guerra Civil», comentó Almodóvar.

Más

Fotos

Vídeos