Comienza en Pamplona el juicio contra 'La Manada'

Los acusados se enfrentan a un máximo de casi 26 años de cárcel por la presunta violación de una joven en Sanfermines de 2016

COLPISA PAMPLONA.

A las diez de la mañana comenzará en la Sala Segunda de la Audiencia de Navarra uno de los juicios más mediáticos que ha vivido la comunidad foral en los últimos años, el de la presunta violación que sufrió una joven madrileña de tan sólo 18 años en la primera noche de los Sanfermines 2016. Más de una veintena de medios de comunicación se han acreditado para seguir este juicio que se desarrollará en diez sesiones matinales y que concluirá el próximo viernes 24 de noviembre.

Eso sí, tendrán que seguirlo a través de lo que cuenten la representación de las partes. La Audiencia de Navarra decidió que las sesiones se desarrollaran a puerta cerrada para proteger «el derecho fundamental a la intimidad» de la denunciante y para salvaguardar a ella y a los cinco acusados de una «indeseada e indeseable exposición pública aireando aspectos relativos a su intimidad corporal y vida sexual». Nadie podrá ver el juicio, ni siquiera los familiares o los amigos de la víctima y de los cinco acusados.

En las diez sesiones, los tres miembros de la sala tendrán que dilucidar si la joven víctima fue forzada sexualmente como sostiene ella o fueron prácticas consentidas, como afirma la defensa de los cinco acusados.

Según se desprende de las distintas declaraciones, la víctima y los cinco acusados se encontraron en la céntrica plaza del Castillo la noche del 6 al 7 de julio de 2016. Tras entablar conversación, la víctima dijo que se iba al coche con el que había viajado hasta Pamplona y los cinco encausados se ofrecieron a acompañarla al coche. En un momento dado, los jóvenes observaron que una vecina entraba en un portal y aprovecharon para sujetar la puerta y empujaron a la joven al interior. Allí, según el escrito de la acusación, los imputados taparon a la joven la boca, la rodearon, le bajaron su ropa interior y le obligaron a realizar felaciones a los cinco, y la penetraron, uno de ellos anal y vaginalmente, sin usar ninguno preservativo. Incluso uno de ellos grabó la escena con su teléfono móvil y, posteriormente, compartió dichas imágenes con otros amigos. Una vez que concluyeron las prácticas, arrojaron a la joven al suelo, presuntamente le quitaron el teléfono móvil y la dejaron tirada en el portal.

Según la descripción que dio la joven, los cinco acusados fueron identificados en las imágenes de seguridad del encierro y nada más terminar la popular carrera fueron detenidos por la Policía Foral.

Mañana martes, el juicio vivirá uno de sus momentos álgidos cuando declare la joven madrileña y dos testigos. Los testimonios serán clave para dilucidar la culpabilidad de los acusados, que se enfrentan hasta un máximo de casi 26 años de cárcel según las peticiones de las partes. odas ellas, la Fiscalía, la acusación particular de la víctima y la acusación popular ejercida por el Gobierno de Navarra y el Ayuntamiento, imputan a los acusados un delito continuado de violación por la agresión sexual, un delito contra la intimidad por haber grabado los hechos y un delito de robo con violencia porque tras consumar la presunta agresión, robaron el teléfono móvil de la víctima.

Fotos

Vídeos