Clonaban coches robados en España para venderlos en el extranjero

Agentes de la Guardia Civil, preparados para uno de los registros de la 'operación Histórico'. :: G. Civil/
Agentes de la Guardia Civil, preparados para uno de los registros de la 'operación Histórico'. :: G. Civil

Una denuncia por exceso de velocidad destapa a una banda de ladrones que copiaba la matrícula y la documentación de otros vehículos

J. LUIS ALVAREZ MADRID.

Clonaban coches robados para venderlos un 30% más baratos que el precio que pudieran tener en el mercado, enteros o por piezas. Ese era el negocio dirigido por una pareja de ciudadanos búlgaros y desmantelado por el Grupo de Delincuencia Organizada del Automóvil de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil. La banda había robado más de 85 vehículos, «algunos a la carta», con lo que habría obtenido un beneficio de más de 1,5 millones . En la redada, denominada 'operación Histórico', fueron detenidos 19 personas de nacionalidades española, griega, francesa, rumana, polaca, portuguesa, brasileña y búlgara.

Un portavoz de la UCO explicó que la investigación comenzó en septiembre de 2016, después de que el propietario de un coche recibió una sanción por exceso de velocidad de un radar fijo, ubicado en la provincia de Málaga. «Según el pliego de descargo, este propietario comprobó que coincidían las características del coche denunciado con el suyo, pero el color era distinto y aseguraba que él no había viajado a Málaga».

De esta manera, los agentes de la UCO comenzaron sospechar que podría tratarse de un clon del coche original. Lo primero que averiguaron fue que el conductor del vehículo denunciado en Málaga era un ciudadano búlgaro. No era un desconocido de las fuerzas de seguridad, ni novato en la materia, dado que tenía antecedentes por robo de vehículos, falsificación de documentación y receptación de los vehículos robados. Esta persona y su pareja sentimental, que cuenta con antecedentes por delitos similares, poseían diversos vehículos en Bulgaria con matrícula española, según constató la Guardia Civil tras contactar con la policía de aquel país. Los investigadores, tras seguir los pasos del sospechoso, identificaron a un grupo de personas que parecían trabajar para él, de las que 19 fueron posteriormente detenidas. Según comprobaron desde un primer momento, estaban dedicados al robo de coches, tanto de alta gama como utilitarios, principalmente en Madrid.

Según el mismo portavoz de la UCO, la banda «realizaba un trabajo operativo previo» sobre los coches que tenían 'encargados', «como es conocer las rutinas de sus propietarios, los lugares donde aparcaban, el domicilio o los horarios de trabajo». Una vez decidido el vehículo, «para cometer el robo utilizaban inhibidores de frecuencia, que anulan los dispositivos GPS que los coches podrían llevar instalados para su localización».

Tras llevar el vehículo hasta su taller, la banda lo «retiraba de la circulación» hasta pasado un tiempo. Mientras comenzaba el clonado. Para ello «buscaban otros coches del mismo modelo para obtener información de su propietario, la placa de matrícula, las características técnicas y el número de bastidor. Datos necesarios para falsificarlos y clonar el vehículo robado».

Información de Tráfico

Para sorpresa de los guardias civiles, la banda contaba con la ayuda de un funcionario de una diputación provincial, que facilitaba información de los vehículos utilizando las bases de datos de la Dirección General de Tráfico (DGT) a las que tenía acceso. Durante el año que duró la pesquisa este funcionario dejó su cargo, pero utilizó a otros tres antiguos compañeros para conseguir la información de los coches.

Con todos los datos, la banda duplicaba los números de bastidor de un coche que no había sido robado. Los integrantes de nacionalidad búlgara proporcionaban las placas de matrícula y la documentación falsificada. Terminada la operación, los miembros de nacionalidad polaca, griega y búlgara se encargaban de recibir los vehículos sustraídos, que eran vendidos en otros países, incluso anunciándolos en internet. Lo único que no hacían era repintarlos. Si los repuestos del coche eran muy demandados, los vendían por piezas.

Con toda esta información, la Guardia Civil puso en marcha la redada que culminó con la detención de los 19 sospechosos, acusados de pertenencia a organización criminal, robo de vehículos, falsificación de documentos, receptación y blanqueo de capitales. También se realizaron 14 registros en distintas provincias españolas y portuguesas. Es en el país vecino donde se encontraron 30 coches clonados. Asismismo se intervino herramienta especializada, aparatos electrónicos y varias armas largas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos