«Las circunstancias no las elige uno, pero sí la manera de afrontarlas»

Patricia Ramírez Psicóloga La autora más influyente en autoayuda presenta en Santos Ochoa 'Si salieras a vivir', manual «para una vida plena»

J. SAINZ LOGROÑO.

«La felicidad reside más en la aceptación». Patricia Ramírez (Zaragoza, 1971), considerada la psicóloga más mediática e influyente del país, presenta hoy en Logroño (Espacios Santos Ochoa a las 19 h.) su libro 'Si salieras a vivir... Hábitos para disfrutar de una vida plena', escrito a partir de las reacciones de sus miles de seguidores a una pregunta lanzada en las redes sociales: ¿qué harías para tener un día pleno? «La actitud no lo es todo -afirma-, pero sin ella no eres nada».

-¿Qué insinúa esa premisa del título; acaso evitamos 'salir a vivir'?

-Hablo de plantearse, ¿este día ha merecido la pena? Y no me refiero a si has sido feliz; porque uno puede disfrutar un día incluso con sus emociones negativas. Hablo de haber estado atento a lo que pasaba a tu alrededor, si has sido una persona agradecida, si has disfrutado de tiempo para ti... Por 'vivir' yo entiendo eso. No entiendo que esto sea venir a tener un sufrimiento constante...

-... ¿Nos han educado para sacrificarnos más que para la felicidad, al menos a ciertas generaciones?

-Eso tiene cierto tinte católico, ¿no?... Para ganar luego el paraíso. Yo creo que tenemos que darnos cuenta de que el paraíso está aquí. Y si luego hay otro ahí arriba, bendito sea cuando llegue, pero el paraíso está aquí.

-Cuando habla de plenitud, ¿se refiere -creo que no- a hacer muchas cosas y ocupar el día o a alcanzar plenitud personal?

-Hablo de satisfacción personal, de sentir que lo que has hecho hoy ha merecido la pena. Igual sentarte a ver una serie, leer un rato tranquila o tomarte un té merece la pena. No hace falta estar corriendo y llenar tu día de actividades. De lo contrario, vas a a obligarte a estar siempre haciendo cosas para sentirte realizado. Pero no, no tienes que estar superándote todo el día; tienes que superarte cuando te apetece. Y tienes que trabajar la propia aceptación.

-¿No presionarte e imponértelo?

-Hay cosas que no puedes cambiar y están bien como están. Claro que está bien superarse, pero no hay que ver la vida como una competición diaria en la que si no ganas no eres nadie. Eso no es plenitud, eso es agobio.

-Da a entender que la plenitud depende enteramente de nuestras decisiones y nuestros actos.

-En gran parte. Pero no nos equivoquemos: hay gente con muy buena actitud que tiene muy mala suerte en la vida o porque las circunstancias no le acompañan o porque el destino le trae una injusticia. Sí que gran parte de nuestro día a día depende de nuestra actitud, pero no de forma absoluta.

-O sea, que, incluso con la 'actitud perfecta', seguimos siendo 'nosotros y nuestras circunstancias'.

-En gran parte. Pienso como Serrat cuando le diagnosticaron cáncer: las circunstancias no las elige uno, pero sí la manera de afrontarlas. Podemos ser victimistas y carentes de actitud o, una vez pasado el duelo, gestionamos las emociones, aceptamos que estas cosas pasan, no nos culpabilizamos, nos rodeamos de gente que nos pueda apoyar y nos convertimos en resilientes para poder empezar de nuevo.

-Desde 'Más Platón y menos Prozac' no parece haber cundido aquella sabiduría antigua que tiene que ver con el sentido común y seguimos atiborrándonos de ansiolíticos. Usted insiste en aplicar una psicología sencilla y práctica.

-La psicología tiene que ser sencilla pero sin perder rigor científico. No podemos caer en la charlatanería de animar a la gente y decirle que en esta vida no hay límites y se puede conseguir todo.

-Yo diría que ocurre a menudo en este boom de la autoayuda.

-Me temo que sí. En las redes y en muchos libros no escritos por verdaderos especialistas hay exceso de optimismo y un exceso de responsabilizar a la persona diciéndole: si no eres feliz es porque no quieres. Y es mentira, porque todos tenemos límites y tenemos que aceptarlos. Y podemos tener una vida plena a pesar de ello. Pero ese tipo de libros hacen sentir a la gente muy frustrada porque no se ven capaces de cambiar.

-Y a veces hace falta ayuda extra, claro.

-Así es. A veces nuestros neurotransmisores están desequilibrados y necesitan una dosis de serotonina o de lo que sea. Simplemente hay gente que no podría de otra manera.

-Hablando de Serrat, su libro parece inspirar aquello de 'hoy puede ser un gran día'.

-Me encanta Serrat; es mi único ídolo. Y, sí, hoy puede ser un gran día saliendo a vivir.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos