«A Cifuentes le daría agua con gas»

Culé. «Tanto el Barça como el Madrid necesitan enormes dosis de humildad». :: e. c.
/
Culé. «Tanto el Barça como el Madrid necesitan enormes dosis de humildad». :: e. c.

«En los bares de Barcelona la incomodidad social se soslaya, es más evidente a nivel familiar y de amigos» Javier de las Muelas Barman

ARANTZA FURUNDARENA

Este catalán de 62 años, «ciudadano del mundo, de pensamiento universal» y padre de tres hijos «que no beben kalimotxo», es un referente mundial de la coctelería. Sus 'templos' del buen beber van de Tailandia a México y de China a Singapur. Y su barcelonés 'Dry Martini' cumple en breve 40 años. De las Muelas, que estudió Medicina pero nunca pensó ser dentista, es apóstol de «la cultura del servicio». Y acaba de publicar 'Cócteles para Dummies'.

- ¿Cómo es un buen anfitrión?

- Sabe que los protagonistas son sus invitados, es muy humilde y buen mediador. Evita que determinadas conversaciones lleven a conflictos. Más hoy en día...

- Así que lo que necesita Cataluña es un buen anfitrión.

- Cataluña, España, Europa y el mundo. Siempre es bueno que haya un cóctel por el medio que ayude a la comprensión y a unir diferencias. Y luego está la atmósfera del bar, que debe propiciar la conversación.

- ¿Qué ambiente se respira hoy en los bares de Barcelona?

- Es evidente que hay una situación que crea incomodidades pero muchas veces en ese marco del bar quedan soslayadas. Se notan más a nivel familiar y de amigos.

- ¿Cuál es el peor anfitrión?

- El que se cree el protagonista de las veladas, el que se convierte en conductor de la palabra y no deja hablar a los demás.

- Después de tantos años habrá llegado ya a la almendra (o a la aceituna) de lo que es un cóctel.

- Je, je... El cóctel significa unión, mezcla.

- El padre Ángel me dijo una vez que la Iglesia tiene mucho que aprender de los bares.

- Me encanta. Yo también comparo los bares con las iglesias y al barman con el sacerdote. Cada vez me gusta más servir a los demás, cuidarlos. A veces me bajo de mi moto y me meto en una iglesia a meditar. Es una atmósfera muy parecida a la de los bares de cócteles en horas valle.

- Va a resultar que beber es una experiencia religiosa...

- A nivel filosófico lo es. Los abades han sido los grandes creadores de la cultura de los licores para meditar, para sanar. Pero tanto en el beber como en el vivir debe predominar la moderación. Hay que ser muy inteligente para saber beber. Yo siempre digo: dime cómo bebes y te diré quién eres.

- ¿Y qué pasa con quien, como la Reina Letizia, decide no probar el alcohol ni para brindar?

- Cuando alguien tiene una función pública se agradece que brinde y al menos se moje los labios. Lo contrario podría crear incomodidad en el resto de comensales.

- Dice que la resaca la provoca el hielo. Buena excusa.

- El hielo de agua del grifo posee impurezas y, si va combinada con alcohol y un refresco con gas, se convierte en miles de agujitas microscópicas que se nos clavan en el cerebro.

- Veo que en resacas tiene un máster y no de la Juan Carlos I...

- Eso es vergonzoso. Y un agravio comparativo para la gente que lucha y se esfuerza de verdad.

- ¿Qué combinado le prepararía a Cristina Cifuentes?

- Lo mejor es un buen vaso de agua con gas y acostarse temprano. En un momento de bajón o depresión la bebida no es una buena compañía.

- ¿Con qué cóctel tendrían que brindar los catalanes de uno y otro extremo ideológico?

- No es un tema solo de los catalanes, sino de los españoles. Y hace falta mucha inteligencia práctica. Yo les serviría un 'pisco sour', pero en jarra, lo que en Perú se denomina una 'catedral'. Porque si tú y yo estamos enfrentados y yo te sirvo a ti y tú me sirves a mí ya empezamos a acercarnos.

- Mójese. ¿Fue o no fue penalti lo del Madrid?

- ¿Sabe que no lo he visto? Yo soy del Barça, pero creo que tanto al Barça como al Madrid les vendrían muy bien enormes dosis de humildad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos