Cien años de historietas

Antoni Guiral, comisario de la exposición. :: JOSé RAMóN LADRA/
Antoni Guiral, comisario de la exposición. :: JOSé RAMóN LADRA

El Museo ABC repasa por primera vez en una memorable exposición la historia del tebeo español a través de 200 piezas

VÍCTOR NÚÑEZ JAIME MADRID.

«Es una exposición para recordar y reivindicar los tebeos españoles a lo largo de 60 años, de 1917 a 1977, desde su aparición a su consolidación», asegura Antoni Guiral, crítico, editor, historiador, divulgador del cómic y comisario de la muestra 'Historietas del Tebeo. 1917-1977', la exposición que marca un hito en la historia del joven Museo ABC. «En el 17 nace la revista 'TBO' y tiene mucho éxito. Y en el 77 aparece 'Tótem', revista para adultos que reproduce y traduce historietas de otros países. Aquí se puede ver parte de la educación sentimental y cultural de varias generaciones», explica Guiral en la planta baja del Museo ABC, en cartel desde el 31 de octubre hasta el 4 de febrero de 2018. Guiral contemplaba días atrás con satisfacción cómo su proyecto iba ha tomado forma, después de colocar ordenadamente alrededor o en el centro de la sala las litografías, dibujos, revistas y carteles que cubre casi un siglo.

Y es que las historietas tienen 100 años en España. El 'TBO', editado por el litógrafo Arturo Suárez, no fue el primero ('En Patufet', 'Dominguín' o 'Charlot' llegaron antes), pero la pequeña publicación aparecida en marzo de 1917 consiguió tal popularidad que su nombre quedó unido para siempre al del cómic en este país. Tanto, que está en los dichos populares («más visto que el TBO» o «parece un invento del TBO») y en el Diccionario de la Real Academia Española, que define así a las revistas gráficas infantiles.

La publicación fue ganándose un público fiel que pronto demandó altas tiradas. «Se publicaron también muchas revistas mexicanas y argentinas y algunas traducciones europeas. Pero aquí había una dictadura, censura previa y una legislación muy duras sobre lo que se podía o no se podía publicar en las revistas. Nada de asuntos de drogas, amor duro, burlas a la familia, a la Iglesia católica, aventuras de ciencia ficción sin bases reales o con venganzas», dice Guiral. «Pero asombra hojear algunas y comprobar que muchas cosas de entonces, no podrían publicarse ahora que vivimos en un mundo demasiado políticamente correcto», explica el comisario, exdirector del Salón del Cómic de Barcelona.

La exposición es la mayor concentración de personajes de historieta nunca realizada. Reúne publicaciones y dibujos originales que se presentan en recorrido cronológico y otro temático, con personajes tan míticos como Cuto, El Capitán Trueno, El Guerrero del Antifaz, Zipi y Zape, la Familia Ulises o Mortadelo y Filemón, creados por dibujantes como Jesús Blasco, Víctor Mora, Ambrós, Manuel Gago, Escobar, Benejam, Coll o Ibáñez, entre otros. El visitante descubrirá al final el proceso de elaboración de los cómics, cómo se aboceta, colorea e imprime un tebeo, y cómo funciona la industria de estas publicaciones (fascículos, libros, o álbumes).

Más adultos

A partir de 1968, los tebeos comienzan a buscar públicos más adultos, con historias que, previa censura, empezaban a revisar los géneros con unos primeros apuntes de erotismo. Es el caso de publicaciones como 'Dossier Negro', 'El Papus', 'El Jueves' o 'Trocha/Troya' donde destacan autores como Carlos Giménez, Calatayud, Ja, Ivà, Felipe Hernández Cava o Kim. «Actualmente se habla de novela gráfica y la revista prácticamente ha desaparecido. Hoy abundan los libros y eso implica otra forma de llegar al público. Eso sí, el 20% son de autores españoles y el resto extranjeros, muchos japoneses», especifica Antoni Guiral, que ha reunido 200 piezas originales y una historieta inédita de Ibáñez. La exposición es un estudio histórico del tebeo, un acercamiento a su filosofía y entidad, pero sobre todo una oportunidad de apreciar los detalles de las historietas de la cultura popular española a través de las revistas y los dibujos originales conservados por sus autores, familiares y coleccionistas.

Un cartel que destaca entre todos por su diseño y colorido y por el papel que juega en la historia. Es una portada de 'Pulgarcito', tebeo que marcó el rumbo del humor gráfico en España desde la segunda década del siglo XX y, además, del tratamiento de las repercusiones sociales de la política. «'Pulgarcito' es el embrión de 'El jueves'» sostiene Guiral.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos