Ciberataques en el domicilio

Un hombre utiliza, ayer, un programa de escaneo en 3D con un móvil en el Mobile World Congress, en Barcelona. :: AFP/
Un hombre utiliza, ayer, un programa de escaneo en 3D con un móvil en el Mobile World Congress, en Barcelona. :: AFP

Los cacos pueden acceder a alarmas, televisiones, bombillas inteligentes o lavadoras y tomar el control de la vivienda

EDURNE MARTÍNEZ BARCELONA.

Todos los electrodomésticos conectados a internet que tenemos en casa pueden ser 'hackeados'. También la Smart TV o incluso la puerta de entrada, si es que tiene un código de seguridad en lugar de la tradicional llave. Todos estos dispositivos IoT (Internet de las Cosas) están conectados a un 'smart hub', el módulo colocado en el hogar que los gestiona.

El problema analizado por Kaspersky Labes es que un ciberdelincuente puede acceder en remoto al servidor de estos módulos y descargarse un archivo con los datos personales del usuario necesarios para acceder a sus cuentas. «Podría llegar a tomar el control de sus sistemas domésticos», aseguran desde la empresa de seguridad. Y es que como estos sistemas tienen una función 'unificadora', son especialmente interesantes para los 'hackers', porque los pueden utilizar como punto de entrada.

«Aunque los investigadores de ciberseguridad han centrado su atención en los dispositivos IoT en los últimos años, todavía están demostrando que no son del todo seguros», destacó ayer en el Mobile World Congress (MWC) de Barcelona Vladimir Dashchenko, responsable del grupo de investigación de vulnerabilidades en Kaspersky Lab, quien aseguró que hasta una bombilla inteligente «puede comprometernos».

Desde la compañía recomiendan a los usuarios que utilicen siempre contraseñas complejas y las cambien regularmente. Además de estos consejos habituales, Dashchenko pidió que la población se interese por los problemas de ciberseguridad consultando la información más reciente sobre las vulnerabilidades descubiertas y parcheadas de los dispositivos inteligentes.

Las amenazas a nivel informático cada vez van a más y está aumentando el «negocio del cibercrimen» en todo el mundo. Poco optimista se mostró Ricardo Maté, director general de Sophos Iberia, al explicar que las mejores herramientas técnicas, que antes solo estaban a disposición de usarse por los terroristas o los gobiernos, ahora están «al alcance de cualquiera en la 'deep web'». Del mismo modo, cualquiera -persona individual o empresa- está expuesto a ser atacado.

Así, ya no son solo las grandes multinacionales hacia las que miran los ciberdelincuentes, sino que el foco esta puesto más que nunca en los teléfonos móviles. Sobre todo los que utilizan Android. Un estudio de Sophos reveló que en los dispositivos con este sistema operativo se detectaron más de diez millones de amenazas en 2017, de las que el 77% eran malignas. Para evitar estos ciberataques, Maté recomienda sobre todo una labor de «prevención» y tener siempre a punto la copia de seguridad, algo que el experto considera «raro» que lo haga el propio usario.

Los nuevos virus

Un estudio de Sophos realizado a 2.700 empresas de todo el mundo ha demostrado que los ataques por 'malware' conocido solo representan el 12% de todos los ciberataques. «Las nuevas técnicas de 'ransomware' o las vulnerabilidades a aplicaciones representa el 60%, por lo que las soluciones tradicionales de antivirus no protegen al usuario», asegura Maté. Esto supone un problema preocupante porque, además, es una situación similar en todo el mundo, aunque en Estados Unidos y Reino Unido están «algo más avanzados». España, aunque no es un país muy ciberatacado, recibe un número importante de intrusiones que año a año aumentan.

Los dispositivos móviles son, por tanto, el objetivo de ataques de 'malware' que más crece. Esto genera una amenaza «significativa» para la seguridad de las empresas, porque la mayoría de los empleados tienen información del trabajo en sus móviles u ordenadores portátiles personales. Dan Schiappa, responsable global de Productos en Sophos, asegura que uno de sus estudios ha descubierto que los atacantes cada vez usan más Google Play para esconder aplicaciones maliciosas como software de criptominería o publicidad no deseada que «pueden causar una gran variedad de problemas para los usuarios de Android».

Por otro lado, la empresa de seguridad informática ESET presentó en el MWC de Barcelona un estudio que afirma que el 90% de las televisiones conectadas a un sistema operativo Android son vulnerables. Desde ESET aseguran que, aunque los beneficios del internet de las cosas son «indudables», estos aparatos tienen «una parte oscura» relacionada con los datos que manejan.

«Estamos asistiendo a un incremento en el número de ataques a dispositivos Android, incluidos aquellos relacionados con 'ransomware'. A medida que crece la cantidad de aparatos conectados en el mercado, el riesgo para empresas y usuarios es mayor», afirma Juraj Malcho, director de tecnología de ESET.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos