Un broche musical con historia

María Jesús Bengoa y Enrique Fernández. :: juan marín/
María Jesús Bengoa y Enrique Fernández. :: juan marín

El Círculo Logroñés cierra las actividades por el centenario de su sede social con un concierto de piano y violonchelo

PILAR HIDALGO

El Círculo Logroñés cerró anoche el programa de actividades organizado para la celebración del centenario de su actual sede social con un concierto largamente esperado. El que hizo sonar al piano Erard, de 1880, un patrimonio que esta sociedad adquirió en 1906 y que se ha restaurado este año. El Gobierno regional y Fundación Caja Rioja organizaron la exposición 'La Rioja Tierra Abierta' que tuvo lugar en Arnedo y para dicho evento se restauró este instrumento cargado de historia con la colaboración del Círculo Logroñés.

Había, por tanto, mucha expectación por escuchar las melodías salidas de sus teclas. De dotarlo de vida se encargó la pianista y profesora acompañante en el Conservatorio de Música de La Rioja desde 1997, Eva Fontalba. La acompañó al violonchelo el concertino de la orquesta Pablo Sarasate de Pamplona desde el 2001, Herwig Coryn.

Un nutrido auditorio -compuesto por numerosos socios, amigos y sociedad logroñesa en general- disfrutó de una agradable velada musical. El acto lo introdujo el presidente del Círculo Logroñés, Luis Miguel Martínez-Zaporta, quien minutos antes dio la bienvenida a muchos de los asistentes junto a su esposa Marilu Aréchaga. La doctora en Musicología por la Universidad de La Rioja, Carlota Aldayturriaga, glosó el origen de sociedades de recreo como el Círculo Logroñés y el gusto de estas entidades por la música ante la atenta mirada de muchos espectadores, entre los que figuraba su hija Naiara Rubio.

Por su parte, el que fuera durante muchos años secretario y gerente del Círculo, Luis Fernando Rodríguez Imaz, dio paso a los músicos, a los que esperaban en primera fila el director general de Cultura y Turismo, Eduardo Rodríguez Osés; el presidente de Fundación Caja Rioja, Pablo Arrieta; el jefe del Área de I+D y Patrimonio de Fundación Caja Rioja, Francisco Burgos; y la orgullosa madre de Fontalba y suegra de Coryn, Pilar Jimeno.

Los músicos interpretaron piezas de Tchaikovsky, Manuel de Falla, Rachmaninov y Schubert. «Nos encanta la música y esperamos disfrutar mucho con el recital», expresaron las amigas María Jesús Zurbano, Pitu Sáenz, Merche Laso, Tere Arandia, Nati Villaluenga, Mari Carmen Herrera y Cristina Álvarez-Osorio minutos antes de que comenzase la velada. Con igual ánimo acudió la pareja formada por Gregorio Baquerín y Mari Luz Galilea, unos aficionados confesos a la música.

«Nos comentó una amiga que iba a celebrarse este concierto y hemos conseguido invitaciones porque nos encanta la música», justificaron de este modo su asistencia Ramón Malo, María Ángeles Fontanilla y Fátima Santos.

A Paloma Ramos, profesora en el Conservatorio de La Rioja, y Beatriz Ayala, alumna de piano en este centro, les movió una motivación similar. Pero también «apoyar a nuestra compañera Eva», señaló Ramos, quien aseguró que «es una súper pianista». La joven se mostró encantada con este tipo de citas y planteó una petición: «Habría que ofrecer más conciertos de música clásica como éste».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos