Bloqueo emocional en la pantalla de cine

El director Ibon Cormenzana rueda con Roberto Álamo y Carlos Bardem el «drama luminoso» 'Alegría, tristeza, miedo, rabia'

Á. SOTO / D. AYLLÓN MADRID.

Los médicos lo llaman alexitimia: es la incapacidad de mostrar sentimientos a los demás, un trastorno que afecta a aproximadamente el 10% de la población y que puede convertir las relaciones familiares en un infierno. El actor Roberto Álamo lidia con esta patología en 'Alegría, tristeza, miedo, rabia', la nueva película del director vasco Ibon Cormenzana.

La historia de este hombre incapaz de sentir, en la que participan también Carlos Bardem y Manuela Vellés, se rueda estos días en Madrid. «Es un drama con final feliz, una película que se abre a disfrutar de la vida», explica Cormenzana (Bilbao, 1972), un cineasta de trayectoria singular que primero estudió Económicas y después, gracias a sus conocimientos sobre números, se convirtió en un productor de éxito, con cintas como 'Blackthorm' o 'Blancanieves', por la que ganó un Goya. «Trabajé de economista y luego hice un curso en Londres, 'Cómo aprender cine en ocho fines de semanas', con Terry Gilliam. Esa fue mi teoría del cine, todo lo demás lo aprendí en la práctica, rodando cortometrajes», recuerda Cormenzana. De este primer periodo data también su primera película como director, 'Jaizkibel' (2001), un drama sobre el suicidio que el cineasta decidió rodar después de que una amiga suya se quitara la vida. «Pero 'Alegría, tristeza...' es un drama luminoso, una historia que habla de las emociones», agrega Cormenzana.

El peso de la película recae sobre Roberto Álamo, una de las grandes estrellas del cine español. Ganador de dos Goyas, incluido el de mejor actor principal por 'Que Dios nos perdone', se mete en la piel de un bombero que sufre un shock traumático que le bloqueará cualquier tipo de expresión de las emociones. «Me ofrecieron el papel, me llegó el guión a casa y a la página 20 ya pensaba: 'Yo quiero hacer esta película'», cuenta Álamo, que considera que con esta interpretación rompe, de alguna manera, con cierto encasillamiento en papeles de tipos duros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos