'24 besos' en casi quinientas páginas

Caroline March posa con su última novela. :: e. del río/
Caroline March posa con su última novela. :: e. del río

Caroline March presenta en el Espacio Santos Ochoa (19.30) su séptima novela romántica

E. ESPINOSA LOGROÑO.

Aunque ella es muy 'drama queen' y poco amiga de los finales felices, se maneja con soltura en la novela romántica. Acaba de publicar '24 besos', su séptimo libro en cinco años y su primera incursión en la comedia. «Es una historia ácida y sarcástica que nos recuerda la importancia de vivir el presente sin pensar en el mañana», comenta la escritora Caroline March, alter ego de la abogada Silvia González (Logroño, 1977).

'24 besos' cuenta la historia de Álex, una mujer inconformista, reaccionaria, soñadora... a la que un trágico suceso obliga a replantearse su vida. La decisión coincide con su traslado a Londres, donde vive con una familia 'metomentodo' y donde coincidirá con un ex al que odia. «Es un juego de espejos donde ella es la única que no sabe lo que sucede a su alrededor hasta el final», explica.

Caroline March no es una escritora vocacional. Llegó al mundo de las letras con 35 años y de casualidad. «Se me ocurrió una historia yendo al trabajo en el coche -recuerda-, la escribí y la envié a un concurso». Así es como ganó el Premio Vergara en el año 2014 con 'Búscame en tus sueños'. «Me salió tan bien que creo que por eso continué escribiendo». Ahora, sin embargo, lo hace con pasión y sin esfuerzo alguno, más bien con placer. «Donde empieza el verdadero trabajo -dice- es en la fase de corrección», que en su caso supone sumar entre 30.000 o 40.000 palabras más a sus libros, modificar contenidos y cambiar personajes. ¿El resultado? Novelas adictivas y ágiles, con su dosis de sarcasmo, protagonistas bien construidos y escenarios que pasan por ser un personaje más, según la opinión de sus lectoras (ellas son mayoría).

Para su marido, que también se encuentra entre sus seguidores, resulta increíble que la persona menos romántica del mundo acabe escribiendo novela romántica. Y lo dice porque Silvia González odia las sorpresas y los regalos como flores o bombones. «En la vida real soy superpragmática», reconoce la autora, aunque no es su única contradicción.

«De los ochenta o noventa libros que leo al año, los de novela romántica apenas serán unos veinte frente al resto de novela negra, ensayos, biografías...», calcula. «¿Que cómo explico eso? Ni idea».

Abogada en jornada matinal y escritora de noche, Silvia responde por igual a su nombre de pila que al de Caroline March. Eligió este heterónimo sin pensárselo mucho. «Mi padre me llamaba Carolina cuando era pequeña, no debía de gustarle mucho mi nombre, y lo de March viene del personaje Jo March de 'Mujercitas'».

En cuanto al título de su actual novela, se lo puso su hija, Leyre. «Una noche que estaba acostándola empezó a besarme y le pregunté: '¿Pero cuántos besos me vas a dar?'. Y me dijo que 24, porque como no me veía en casi todo el día me daba un beso por cada hora».

Hoy presenta sus '24 besos' (Planeta) en la librería Santos Ochoa de Calvo Sotelo a partir de las 19.30 horas. Asegura que «en cada uno de mis libros me dejo el corazón y ajusto cuentas con el mundo», y esta novela no es una excepción.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos