El bandido se pasea por Arnedo

Miguel Bosé estuvo arropado por una banda de diez músicos y contó con un poderoso equipo de sonido y un juego de luces espectacular. :: E.P./
Miguel Bosé estuvo arropado por una banda de diez músicos y contó con un poderoso equipo de sonido y un juego de luces espectacular. :: E.P.

Miguel Bosé entusiasmó durante más de 2 horas al público que casi llenó el aforo del pabellón multiusos

E. PASCUAL

arnedo. En cada verso, en cada paso, en cada contoneo serpenteante, cuarenta años de carrera. Cuarenta años tomando los escenarios y firmando clásicos del pop en castellano. Y ante él, la claudicación feliz del público que casi completó el aforo del Arnedo Arena, la rendición completa para cantar, bailar y aclamar a un icono de la música y de la cultura española. A Miguel Bosé.

La ciudad del calzado recibía este sábado, de la mano de Producciones Iregua con la colaboración del Ayuntamiento, una gira internacional, de alguien con diecisiete títulos en su discografía y más de 30 millones de álbumes vendidos. Y el público, el de Arnedo y el llegado de toda La Rioja y provincias vecinas, respondió con entusiasmo, entrega y muchas gargantas y caderas.

Puntual, sobre las 22.30, se apagaban las luces del Arnedo Arena. El concierto comenzó con la presentación sobre la pantalla y entrada a escena de cada uno de sus músicos y coristas, un respeto y protagonismo para su banda que Miguel Bosé cuidó y alentó durante las más de dos horas de actuación. El último en ser presentado, él, Miguel Bosé. Y con él, el delirio. 'Sereno' abría con sonido poderoso, seguido de 'Duende' con la primera coreografía y 'Nena' con el primer gran coro colectivo.

Con el público totalmente entregado, el artista recorrió los temas de sus cuarenta años de carrera

«Vamos a recorrer y festejar 40 años que hemos construido juntos, con la gente que me ha traído a aquí, el público más fiel y leal», saludó Bosé a Arnedo. Su comunicación con el público fue constante, como al presentar 'Amo' o 'Nada particular', convertido en un cántico a la paz.

De su obra más reciente, el paseo por su carrera viajó a la primera, con cierto aire de Nochevieja ochentera, para recordar temas como 'Hojas secas' -dedicado a «ella que ya no está»- 'Linda', 'Super superman' que puso a todos a bailar, 'Don Diablo' o 'La chula'. Incluso la iluminación se volvió colorida, de movida. Un juego de proyecciones y luces con una robótica espectacular que creó figuras en el escenario que arroparon de forma diferente cada canción.

De riguroso negro toda la banda, pasear por 40 años de carrera le permitió un repertorio ganador aunque con algunos descensos de ritmo al acudir a temas más recientes y pausados. Eso sí, la mayoría pasaron por el registro acústico que Bosé ha querido probar en su último disco en directo, 'MTV Unplugged', y en esta gira. Ejemplo fue de ello fue su última publicación, 'Estaré', antes de dar paso a 'Como un lobo', que emocionó al volver a tener todos en el recuerdo a Bimba Bosé.

Con el público absolutamente entregado, una heavy 'Sevilla', 'Morenamía' y la épica de 'Gulliver' pusieron el broche final. Pero, claro, faltaban. 'Mambú' agitó pista y grada antes de estremecerlas con 'Amante bandido'. Fue la primera despedida, pero la aclamación hizo temblar el Arnedo Arena. Regresó de nuevo para bailar con 'Hacer por hacer' y emocionar en el cierre con la carta 'Te amaré'. «¡Gracias amigos, volveremos!», se despidió ante una ensordecedora y feliz ovación.

Fotos

Vídeos