«Tenemos que avanzar con audacia hacia una nueva evangelización»

Víctor Manuel Jiménez López de Murillas. :: l.r.
/
Víctor Manuel Jiménez López de Murillas. :: l.r.

El próximo domingo tomará posesión de su nuevo cargo, que implica la coordinación de las 253 parroquias riojanas, entre otros cometidos Víctor Manuel Jiménez Vicario de Pastoral de la diócesis riojana

J.I. GASCO LOGROÑO.

Víctor Manuel Jiménez López de Murillas nació en Autol hace 47 años y fue ordenado sacerdote en 1995. El próximo domingo, 3 de septiembre, el hasta ahora vicario parroquial en Los Santos Mártires de Calahorra (y director del Secretariado Diocesano de Catequesis desde 1998) asumirá su nuevo cargo como vicario de pastoral de la diócesis de Calahorra y La Calzada-Logroño, en sustitución de monseñor Abilio Martínez, nuevo obispo de Osma-Soria.

«El obispo (de la diócesis riojana) Carlos Escribano pensó que debía asumir esta nueva responsabilidad al quedar vacante la Vicaría desde marzo, a la que dedicaré lo mejor de mí persona, trabajando codo a codo con nuestro obispo, sacerdotes, religiosos y laicos de nuestra Iglesia diocesana», comentó a Diario LA RIOJA.

Su nuevo cometido, continuó Jiménez López de Murillas, «conlleva la coordinación de todas las parroquias, asociaciones de laicos, comunidades cristianas y toda la pastoral en general, para llevar a cabo una renovación fundamental que responda a los tiempos nuevos que estamos viviendo en esta sociedad, y así mostremos el mensaje novedoso, radical e incluso revolucionario del Evangelio, con un lenguaje nuevo y con una mayor presencia de los cristianos fuera de los templos para llevar a todos lo que lo necesitan una palabra de aliento y esperanza».

En este sentido, reconoció que «tenemos que avanzar con mayor audacia hacia un nueva evangelización y volver a recuperar, como dice el Papa Francisco, el ardor misionero, tratando de atender pastoralmente a tres sectores de población: a los que están dentro de la Iglesia y colaboran en las parroquias, a los bautizados que tienen dormida su fe y a los que no conocen a Jesucristo ni tienen experiencia de Dios».

Víctor Manuel Jiménez está convencido de que «la Iglesia en La Rioja (donde el 89% de la población está bautizada) tiene un vivo substrato religioso y somos muchos cristianos todavía los que podemos hacer un gran bien a la sociedad, y a muchas personas en particular que en su soledad, pobreza, enfermedad o vacío existencial están necesitando de una mano tendida y una palabra de esperanza».

Por eso, y de cara al próximo curso, en la diócesis se va a iniciar una 'misión'. «Se trata de poner a la Iglesia en estado permanente de 'misión', como nos ha dicho el Papa, para que vuelva a resonar el Evangelio allí donde no se conoce y salgamos de los templos a la calle, a donde se cuece la vida, sobre todo allí donde más dificultades haya para vivir con dignidad. Si sale bien, va a haber muchos cristianos que hagan piña y lo apoyen, y La Rioja lo va a notar para bien».

Para esta nueva 'misión' se convocará más de doscientas parroquias riojanas, a sus 160 sacerdotes, «así como a cientos de cristianos laicos y religiosos que se desviven por seguir manteniendo viva la fe», explicó el nuevo vicario de Pastoral.

Fotos

Vídeos