Avanzando hacia la medicina del futuro

El doctor Ignacio Casanova Peño recibe una de las becas de financiación. :: ÓSCAR CHAMORRO/
El doctor Ignacio Casanova Peño recibe una de las becas de financiación. :: ÓSCAR CHAMORRO

La Fundación Mutua Madrileña apoya nuevos estudios clínicos en hospitales españoles con 1,7 millones

MIGUEL OLMEDA MADRID.

No perder el tren del futuro es uno de los grandes retos de la sanidad española. Pero para seguir avanzando en investigación, hacen falta fondos, y cualquier aportación supone un paso más en la buena dirección. La Fundación Mutua Madrileña entregó ayer, en su XIV Convocatoria Anual, 1,7 millones de euros para 18 nuevos ensayos clínicos sobre enfermedades raras, trasplantes, traumatología y cáncer ginecológico. También se concedió la quinta edición de las becas a la Cooperación Internacional por las que cuatro médicos llevarán a cabo sus trabajos en Camerún, Benín, Senegal y Kenia, respectivamente.

Las ayudas del sector privado son fundamentales para la sanidad, como demuestran los más de 1.000 proyectos que desde 2003 ha financiado con 55 millones la Fundación Mutua Madrileña. «Las ayudas no sólo contribuyen a la investigación científica, sino que ya han salvado cientos de vidas», asegura el doctor, Rafael Matesanz, presidente del Comité Científico de la Fundación.

Los proyectos seleccionados en la presente edición, que tienen una duración mínima de un año y una máxima de tres, se desarrollarán en hospitales de diez provincias pertenecientes a algunos de los institutos de investigación sanitaria acreditados en España. Los finalmente elegidos se impusieron en una convocatoria que este año contó con más de 140 candidatos, con unos criterios basados en el interés científico y social; si bien se tuvo en cuenta también que la edad del investigador principal fuera inferior a 40 años, con el objetivo de impulsar sus carreras profesionales.

Fibrosis quística

Por especialidades, en el área de enfermedades raras se seleccionaron cinco estudios sobre fibrosis quística, patologías mitocondriales y osteogénesis imperfecta, la conocida como enfermedad de los huesos de cristal. En cuanto a los trasplantes, también son cinco los ensayos financiados. Tres de ellos versan sobre operaciones pulmonares, hepáticas e intestinales, un cuarto lo hace sobre el papel de la melatonina en la prevención del daño que sufren los órganos donados hasta el momento del trasplante, y el último se dedica a estudiar la evolución de la lesión celular miocárdica durante el proceso de parada cardiaca en los pacientes donantes en asistolia.

La rama de oncología se centró esta convocatoria en los tumores ginecológicos. El cáncer de útero y el de endometrio serán los dos estudiados en los proyectos financiados por la Fundación Mutua.

El doctor Ignacio Casanova Peño, del Hospital Universitario Quirón Salud Madrid, recibió una de las cuatro ayudas de Adeslas por un trabajo que, de alcanzar las conclusiones a las que prevé llegar, podría ser revolucionario en su campo. El experto pretende analizar la correlación entre los niveles de vitamina D y el deterioro cognitivo en los pacientes con esclerosis múltiple. Para ello contará con los resultados patológicos de al menos 300 pacientes. «En numerosos estudios epidemiológicos se ha visto que la vitamina D tiene implicación en otras áreas, además del metabolismo óseo, como en la regulación del sistema inmunitario y el funcionamiento cognitivo», explica Casanova.

«El objetivo fundamental es demostrar que el tratamiento con vitamina D es sencillo, sin efectos secundarios, y que además mejora la situación global del paciente y el pronóstico de la enfermedad tanto a nivel físico como cognitivo», relata el doctor Casanova. Y es que la esclerosis múltiple es una enfermedad que afecta a 47.000 personas en España y dos millones y medio a escala mundial, sin hacer distinciones de sexo o edad.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos