Jay Asher, autor de 'Por trece razones', defiende que «ningún tema debería ser tabú»

DORI AYLLÓN MADRID.

El acoso escolar o 'bullying' ha sido un tema tabú en los medios de comunicación y en la sociedad, pero Jay Asher (California, 1975) se atrevió a escribir hace ya diez años una novela sobre acoso, abusos sexuales, violación, machismo y suicidio en adolescentes. Ahora su libro 'Por trece razones' (Nube de Tinta) se ha llevado a la televisión y arrasa entre la crítica y la audiencia.

«Os voy a contar la historia de mi vida. O mejor dicho, de cómo terminó». Así comienza la novela del autor estadounidense y también lo hace la serie homónima de Netflix. Hanna Baker, personaje «inspirado en una familiar», es la protagonista de la historia. Una chica adolescente que decide quitarse la vida por trece motivos. En este caso, por trece personas. Todas ellas sabrán que son, en cierto modo, responsables de su muerte. ¿Cómo? A través de trece cintas de casete en donde Hanna explica por qué son 'culpables'.

Jay Asher insiste en que no debe existir ningún tema tabú, ya que la única solución a los problemas es darles voz. Según cuenta el autor, la familiar en la que está inspirada la historia no tenía a nadie con quien hablar de sus instintos suicidas y por eso mismo «intentó quitarse la vida».

A lo largo de esta década, a Asher se le han acercado muchos jóvenes para agradecerle que escribiese este libro. Se sentían comprendidos. «He oído historias de jóvenes que me dicen que les he salvado la vida. La novela les sirve de inspiración, les ha ayudado a ver las cosas de forma distinta». Dicen identificarse con Hanna y querían que viviese e incluso se dieron cuenta de que su propia vida, en comparación con la de la protagonista, no iba tan mal y buscaron ayuda.

Y es que 'Por trece razones' trata sobre preocupaciones reales de cualquier adolescente. Pero no sólo los jóvenes han dado el paso para hablar de sus problemas. Con el libro, también los padres han podido entender a los hijos y abordar la situación antes de que «su hijo intentase quitarse la vida», asegura Asher.

Para el escritor lo más satisfactorio ha sido «poder escuchar historias de personas que han entendido por lo que estaba pasando gente de su entorno y actuaron para poder ayudarles». Acude incluso a colegios para contar su historia y «hablar de temas que son difíciles de tratar».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos