Arrollador y virtuoso Maisky

El violonchelista  letón Mischa Mainsky . /  PROMOCIONAL
El violonchelista letón Mischa Mainsky . / PROMOCIONAL

El aclamado chelista letón actúa hoy en Riojafórum (20.00) junto a la Orquesta Sinfónica Estatal de Lituania

LA RIOJA LOGROÑO.

Su melena cana y su indumentaria desenfadada le hace fácilmente reconocible entre los músicos de una orquesta; su virtuosismo con el violonchelo le hace inconfundible en cualquier escenario del mundo. El de Riojafórum, en Logroño, tiene hoy el privilegio de acoger la actuación de Mischa Maisky, en esta ocasión arropado por la Orquesta Sinfónica Estatal de Lituania. Juntos interpretarán el Adagio con variaciones para chelo y orquesta de Respighi, las Variaciones sobre un tema rococó de Chaikovski y la Sinfonía nº 1 'Titán' de Mahler. La cita, esta tarde a partir de las 20 horas en el Auditorio de Riojafórum, con entradas a 22 y 30 euros.

Maisky (Riga, 1948), uno de los chelistas más aclamados internacionalmente, suma a su arte una personalidad arrolladora, modelada en buena medida por su tremendo pasado en la antigua Unión Soviética. Nacido en Letonia y educado en Rusia, donde desarrolla una carrera sin precedentes bajo la tutela de Mstislav Rostropovich, el músico acabó repatriándose a Israel a raíz de un lamentable episodio de acoso por parte de las autoridades soviéticas. Su negativa a realizar el servicio militar obligatorio le supuso tres años de auténtica tortura.

Una vez en Jerusalén, en el año 1972 inicia su carrera internacional gracias a Zubin Mehta, director de la Orquesta Filarmónica de Israel, quien le involucra para participar en la gira estadounidense que tenía prevista la orquesta. Tuvieron que pasar 23 años para que Mischa Maisky volviera a tocar de nuevo en Moscú.

A lo largo de su dilatada carrera profesional (en enero cumplió 70 años) ha trabajado con renombrados directores como Leonard Bernstein, Lorin Maazel, Riccardo Muti o Daniel Barenboim. En su música, ejecutada con una técnica brillante, cabe tanto la delicadeza más exquisita como el temperamento más arrollador. Y es que Maisky es de los que entra no sólo en la partitura de un tema, sino en la época y la vida de su compositor. «Trato de pensar en lo que él trataba de expresar, y es maravilloso porque uno encuentra muchas cosas en el camino. Y tratar de llevar eso a públicos tan diferentes alrededor del mundo es muy excitante», reconoce el músico en una de sus entrevistas.

Sinfónica y símbolo de Lituania

En su concierto de esta tarde en Riojafórum Mischa Maisky estará acompañado por la Orquesta Sinfónica Estatal de Lituania, dirigida por su fundador, Gintaras Rinkevicius.

Desde su creación a finales de los años 80, esta formación ha evolucionado en paralelo con la historia de la independencia de Lituania. Más aún, el director (asumió la batuta de esta formación con apenas 28 años) y su orquesta se convirtieron en uno de los símbolos del joven estado y de la renovación de su agitada sociedad.

Entre las actividades de la Sinfónica Estatal de Lituania destaca la producción de óperas. También presta gran atención a su proyecto educativo de familiarizar al público joven con la música profesional. Para ello, cada año diseña un amplio repertorio, presenta programas excepcionales e invita a los jóvenes talentos a actuar junto a reconocidos solistas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos