EL ÁNGEL DE BUDAPEST

EL ÁNGEL  DE BUDAPEST

ANTON MERIKAETXEBARRIA

En un mundo plagado de sujetos tan patibularios como Kim Jong-un, Donald Trump, Vladimir Putin, Bashar al Assad, Theresa May, Rodrigo Luterte, Viktor Orbán o Carles Puigdemont, siempre resulta reconfortante encontrar películas humanistas como 'Jupiter's Moon', firmada por el lúcido cineasta húngaro Kornél Mundruczó, autor en 2014 de la alegoría política 'White Dog'. Ahora, el protagonista es Aryan, un chaval sirio, procedente de la martirizada ciudad de Homs, que busca refugio en Hungría, con todos los problemas que ello conlleva.

De forma previa, Wim Wenders realizó 'Cielo sobre Berlín' (1987), donde dos ángeles vagaban por la capital alemana, a la sazón dividida por el muro de la vergüenza. A pesar de ser invisibles para los humanos, proporcionaban ayuda y consuelo a todas las almas solitarias y deprimidas que se cruzaban en su camino. En 'Jupiter's Moon' es el joven Aryan quien planea majestuoso sobre los tejados de Budapest, en una especie de reflexión metafísica, de alegoría cristiana, urdida en torno a la crisis de los refugiados en Europa, con referencias a la fe, el terrorismo, la culpabilidad, la alienación y el sacrificio.

En su día, el filósofo Walter Benjamin se refería a un enigmático cuadro de Paul Klee titulado 'Angelus Novus'. En él se ve a un ángel alejándose de algo sobre lo cual clava la mirada. Tiene los ojos desencajados y las alas tendidas. Ahora, el ángel de la historia debe tener ese aspecto. Su cara está vuelta hacia el pasado y lo que ve es una espantosa catástrofe, que acumula sin cesar dolor sobre dolor. El ángel quisiera detenerse, despertar a los muertos y recomponer lo destruido. Pero una tormenta desciende de repente y le arrastra inevitablemente hacia el futuro, al cual vuelve la espalda, mientras océanos de sufrimiento suben al cielo. Es lo que deja entrever a su manera 'Jupiter's Moon', de forma tan curiosa como honesta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos