«Alfaro tiene de todo entre los 1.101 metros de Yerga y los 260 del paso del Ebro»

Víctor Fernández y Jesús Alcoya, autores de 'Alfaro, de Yerga al Soto', con el Alhama de fondo. :: E.P./
Víctor Fernández y Jesús Alcoya, autores de 'Alfaro, de Yerga al Soto', con el Alhama de fondo. :: E.P.

Amantes del entorno natural, el biólogo y el taxidermista presentan hoy en Alfaro su estudio de la riqueza ambiental de la localidad Víctor Fernández y Jesús Alcoya Autores de 'De Yerga al Soto'

E. PASCUAL ALFARO.

Cazadores, pescadores, buenos paseantes por sus ricas y diversas zonas naturales y alfareños. Compartir esa pasión por la naturaleza y buenos maestros ha unido al biólogo Víctor Fernández y al taxidermista Jesús Alcoya para escribir 'De Yerga al Soto'. Tras 5 años recopilando conocimientos y vivencias, fotografías, datos e investigaciones, lo presentan a sus vecinos hoy a las 20 horas en el Palacio Abacial.

-¿Qué buscan con este volumen?

-Víctor: Hemos entendido que es imprescindible. Hay datos en la 'Historia de Alfaro', en el Catastro del Marqués de la Ensenada sobre Yerga, en el Diccionario de Madoz... pero no se adentran. Este libro parte de una base cartesiana, científica, con todo el rigor posible y conocimiento puro y duro que, a la vez, se mezcla y conjuga con la recuperación de la tradición oral y la sabiduría popular. Queremos reflejar y dejar constancia histórica de lo que hemos conocido, de cómo está Alfaro en este momento, mostrar cosas que no se pueden ignorar y dejar nuestras opiniones.

- ¿Les ha motivado plasmar la variedad ambiental y física alfareña?

-Víctor: Por razones históricas, como ser el extremo y avanzadilla del reino de Castilla, Alfaro tenía una cierta capacidad autárquica; desde el punto de vista ambiental, tenía y tiene lo que no tiene nadie: en 19.000 hectáreas, tienes de todo entre los 1.101 metros de altura de Yerga y los 260 del paso del Ebro. Aunque tiene menos riqueza y diversidad que antes, sigue teniendo esa variedad física y geográfica. Buscamos mostrar tesoros ambientales para defendamos.

-¿Cómo ha cambiado ese paisaje?

-Víctor: Los que hemos conocido abundancia de todo nos apena cómo hemos perdido un campo de gran riqueza y variedad ambiental. Ya no hay pájaros donde debía haberlos porque no tienen comida. Y aunque el dueño es el propietario, y puede hacer en su tierra lo que quiera, creemos que la Administración debería de velar sobre sus usos... Tenemos que evolucionar hacia una agricultura capaz de conservar lo que tiene y le rodea. Aunque no podemos hacer nada, el libro quiere ser un recordatorio y una llamada de atención sobre lo que tuvimos.

-Entristece el cambio que sufrió Yerga en los 60 y 70 con las repoblaciones de pino del Icona. ¿Cuál es el futuro de este monte?

-Víctor: Yerga y las Rades han cambiado mucho, como los tiempos y modos de vida han cambiado. Como no le hemos dado más usos y hemos tenido la suerte de que no se ha quemado, hay gente muy capacitada en la Comunidad para estudiarlo. Se puede renaturalizar el monte, reducir la densidad de pino, limpiar, recuperar las viejas sendas, los viejos bancales... y darle transparencia a un monte cerrado. Y es urgente definir unas franjas cortafuegos.

-Jesús: Cuando se cumplen más de 60 años de la plantación de pinos en Monegro y 45 en Yerga, que se estén plantando hoy pinos en sus faldas lo único que trae es plagas de procesionaria. Es zona para matas de romero, tomillo, ulagas, saramugo, coscojos, retamas... es el hábitat de casi 40 especies de pájaros, reptiles, caza menor... y te plantan una alfombra de pinos, que no dan fruto, ni leña, ni son lógicos.

-¿A éste le seguirán otros libros?

-Víctor: Sí, el siguiente abordará la flora, fauna, caza, pesca, modos de vida, sucesos... de Alfaro. Es más etnográfico. Ya lo tenemos bastante avanzado y nos gustaría que esté para dentro de un año. En su elaboración, nuestro objetivo ahora es recuperar más testimonios, vivencias de nuestros mayores, de esa gente sabia, para plasmar la tradición oral.

-Jesús: Recuerdos de cómo era pasar un día en el Ebro pescando, de ver a los carros que volvían del monte y cómo era obligatorio dejar una samanta de leña en el hospital, del pastoreo, de la evolución drástica del campo en los últimos 20 años...

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos