El álbum de fotos familiar de La Rioja

Anguiano. Vista general de la localidad riojalteña datada en los años 30. :: /IER
Anguiano. Vista general de la localidad riojalteña datada en los años 30. :: / IER

El Instituto de Estudios Riojanos recoge en los más de 50.000 archivos de su fondo fotográfico la memoria de la región desde finales del siglo XIX

MARÍA SOBRINOLogroño

En la Historia con mayúscula están los nombres, pero en la historia con minúscula está la vida. Y la de La Rioja, la que ha llenado sus valles, alimentado sus historias y cuidado sus tierras está en el IER. Permanece grabada en las imágenes que el Instituto de Estudios Riojanos atesora en su almacén, más de 50.000 archivos fotográficos en los que han quedado atrapados instantes de una época pasada en la que la tierra latía en el corazón de cada hombre y mujer.

En ellos se refleja con detalle la existencia riojana en el siglo XX, la actividad de unas aldeas hoy desiertas, las siembras compartidas entre humano y bestia, las costumbres, danzas y tradiciones que reunían a un pueblo entero en torno a sus patrones. Pero también hay archivos que se remontan hasta el siglo XIX y quien se fije atentamente verá un mundo urbano cada vez más pujante que parece querer despedirse de su hermano rural.

El Instituto de Estudios Riojanos lleva años recopilando estos testimonios silenciosos de la historia de La Rioja, en una misión cuyo origen se remonta a la adquisición del fondo fotográfico de la Diputación Provincial que incluía copias adquiridas en la década de 1920. La colección fue creciendo progresivamente desde entonces a través de donaciones o compras hasta que hace diez años vivió su mayor incremento con la llegada del muestrario fotográfico personal de Antonio López Osés, que prácticamente cuatriplicó el archivo del momento al incluir casi 40.000 imágenes.

AnguianoIER
1

Anguiano

Vista general de la localidad en torno a los años 30.

CalahorraIER
2

Calahorra

Los gigantes desfilan frente al Palacio Episcopal en la década de los 30.

RecajoIER
3

Recajo

Un grupo de niñas se entretiene bailando a orillas del Ebro alrededor de 1910.

LogroñoIER
4

Logroño

El Palacio de los Chaplteles, sede del actual IER en una imagen de hace un siglo con los antiguos chapiteles.

HaroIER
5

Haro

Obras de restauración de la torre de la iglesia de Santo Tomás.

LogroñoIER
6

Logroño

Torre de San Bartolomé c capturada por Yago en los años sesenta.

Es tanta su magnitud que su inventariado aún está en proceso y tendrán que pasar años hasta que cada una de las fotografías esté en perfectas condiciones de conservación y acompañada por su ficha de referencia que incluya material, autor si se conoce y, en definitiva, la mayor cantidad de información disponible. Cada archivo lleva tras él un trabajo lento y detallista de identificación y catalogación con un doble objetivo: asegurar la pervivencia de estas huellas del pasado y ponerlas a disposición de las generaciones del futuro.

Un álbum de fotos abierto al público

Para tal fin, es el último paso del proceso el que resulta fundamental. La digitalización de obras ya permite acceder al visionado de más de 11.000 fotografías desde los ordenadores del IER, correspondientes a los primeros archivos en soporte en papel que adquirió la entidad y a una pequeña parte de la colección de López Osés. De esta última se ofrecen para consulta los archivos referentes a danzas y folclore riojano y a pequeñas localidades que están ahora abandonadas o muy poco habitadas. Y, para fines científicos o divulgativos, el instituto está abierto a la cesión de las obras.

El IER mantiene incluso una colaboración con la Universidad de La Rioja con el objetivo de incentivar el estudio y conocimiento de sus archivos. Mediante ella, pretende servir como espacio en el que sus recién graduados exploren el mundo de la investigación y comiencen así a desarrollar técnicas y rutinas útiles a la vez que se interesen en el patrimonio riojano que la institución pone a su servicio y al de todos los ciudadanos que lo soliciten.

Pero la investigación teórica no es la única que demanda la sabiduría del pasado riojano encubierta en estas imágenes. Al IER han llegado en busca de ayuda proyectos tan curiosos como el de la iluminación navideña de Logroño, que tuvo en cuenta recientemente las luces que habían decorado la ciudad durante el pasado siglo, o el de la restauración de un edificio riojano a través del conocimiento de su uso y apariencia real según mostraban las fotografías recogidas por el instituto.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos