La adicción a las nuevas tecnologías

La mitad de los menores de 10 años tiene 'smartphone' y el 90% entre los mayores de 14. :: fotolia/
La mitad de los menores de 10 años tiene 'smartphone' y el 90% entre los mayores de 14. :: fotolia

¿Podrías pasar un día sin utilizar tu móvil, ordenador o 'tablet'? || Para muchas personas en nuestra sociedad la respuesta a esta pregunta es un rotundo «no». ¿A qué se debe esta dependencia a las tecnologías?

NATALIA MARTÍN DE LA HUERGA | NEUROPSICÓLOGA

El mundo cambia y en los últimos años la adicción a las redes sociales y a la tecnología se está convirtiendo en algo cada vez más común. Olvidarse el móvil en casa, perder conexión a las redes durante unas horas, tener un problema en el ordenador o la 'tablet' son aspectos que para muchas personas pueden producir una gran ansiedad.

Esta afirmación no significa que las nuevas tecnologías sean muy beneficiosas en muchos puntos de nuestra vida, pero también pueden llegar a ser perjudiciales para nuestra salud. Incluso se han cambiado clasificaciones diagnósticas y abierto nuevas clínicas centradas en la desintoxicación para aquellas personas adictas a estos aparatos o redes.

Con la proliferación de las redes y el uso de las nuevas tecnologías nos estamos volviendo cada vez más dependientes de nuestra vida virtual. Facebook, Instagram, Snapchat, el móvil, la 'tablet' y el ordenador son algunos de nuestros imprescindibles, que están sustituyendo para muchas personas su vida real. Los instrumentos tecnológicos absorben toda nuestra atención y tiempo e incluso empeoran la comunicación. Por otro lado, las redes se convierten en una zona donde proyectar una idea de nuestra vida que en muchos momentos no tiene nada que ver con la realidad, pero se actúa así con el objetivo de obtener reconocimiento por parte de otras personas.

Desde el ámbito de la neuropsicología, sabemos que esta adicción es similar a la producida por el consumo de drogas, como por ejemplo la cocaína.

Los niños y adolescentes también pueden ser adictos a Internet. Un tercio de las consultas de pediatría tienen que ver con temas cibernéticos, con el uso de la Red o del móvil. La mitad de los niños menores de 10 años ya tiene un 'smartphone' y, con 14 años, este porcentaje se eleva al 90%. ¿Es malo su uso? Su utilización, al igual que la de cualquier otra tecnología, no es ni buena ni mala, ya que sólo se trata de una herramienta de estudio, trabajo, ocio y comunicación. El problema radica, como en todas las cosas, en el uso que se le dé.

Abusar del teléfono móvil, de Internet, de los videojuegos e incluso de las redes sociales puede diagnosticarse como adicción si se cumplen cuatro importantes factores:

1.- Necesidad de utilizar cada vez más los dispositivos tecnológicos.

2.- Síndrome de abstinencia.

3.- Pérdida de control elevada, al intentar controlar el tiempo que esta conectado.

4.- Pérdida de interés por realizar otras actividades de ocio.

Otros signos importantes

1.- Lo primero que haces al levantarte es mirar tu tablet, ordenador o portátil y, además, consultas tus redes sociales.

2.- Revisas con frecuencia tus perfiles o los de tus amigos en las redes y siempre esperas un 'feedback' positivo.

3.- Muestras frustración si no puedes acceder de forma inmediata a tu tablet, móvil u ordenador.

4.- Sustituyes tu vida social y de ocio por charlas a través de Internet.

Tienes necesidad de estar conectado a diario.

6.- Salir de casa sin tu teléfono o ir de vacaciones sin la tablet u ordenador es sinónimo de estrés y ansiedad.

7.- Descuidar las redes sociales.

8.- Tienes cambios de humor y estados de ánimo irritables o la regulación del tiempo que puedes estar conectado a la Red genera conflictos.

Es importante evitar esta serie de conductas, aprovechar el uso de estas redes y tecnología con moderación.

Para concluir este artículo, insistir en que es importante utilizar todo con moderación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos