Las acusaciones reclaman que La Manada sea condenada por agresión

En su recurso de la sentencia también exigen reconocer la intimidación y revisar la absolución por hurto para incrementar las penas de cárcel

PABLO OJER PAMPLONA.

A dos días de que termine el plazo de presentación de recursos contra la sentencia que calificó de «abusos sexuales continuados con prevalimiento» los actos de La Manada contra una joven madrileña en los Sanfermines del 2016, los abogados de la acusación, tanto popular como de la víctima, y el Ayuntamiento coincidieron ayer en recurrir el abuso por considerar que existió «agresión sexual», dado que «hubo intimidación». También recurrieron la absolución por un delito de hurto del móvil y otro delito contra la intimidad, dado que grabaron sus actos con la intención de compartirlos en un grupo de WhatsApp.

Así, si la Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Navarra (TSJN) mantuviera la calificación de abuso, los nueve años de cárcel podrían verse incrementados considerablemente. La acusación popular que ejerce el Gobierno de Navarra, por ejemplo, pide hasta tres años de cárcel por un delito de robo con intimidación, en lugar de un delito leve de hurto. Y en el caso del delito contra la intimidad también pide otros tres años de cárcel para cada uno de los acusados.

No obstante, las partes mantienen su mayor esperanza en que el TSJN cambie el delito de abuso por el de agresión. Para justificarlo se basan en el apartado de hechos probados de la sentencia del 26 de abril y rescatan frases como «la denunciante sintió un intenso agobio y desasosiego, que le produjo estupor, y le hizo adoptar una actitud de sometimiento y pasividad, determinándole a hacer lo que los procesados le decían que hiciera, manteniendo la mayor parte del tiempo los ojos cerrados».

Se espera que hoy las defensas de los cinco jóvenes presenten sus recursos de apelación, en los que solicitarán la absolución, en base al voto particular del juez Ricardo González, que consideró que no hubo delito. Una vez que todas las partes presenten sus recursos, los cinco magistrados del TSJN los debatirán y tomarán una decisión.

La resolución final no llegará hasta dentro de unos meses, que podría extenderse hasta fin de año. Y tanto si deciden cambiar las calificaciones en un sentido u otro como si optan por mantenerlas, se da por seguro que al menos la parte perjudicada, defensa o acusación, recurrirá en casación al Tribunal Supremo, que será quien tenga la última palabra. Pero para esto todavía habrá que esperar mucho tiempo. Como mínimo hasta el año que viene.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos