El acoso escolar comienza con el primer móvil

ÁLVARO SOTO MADRID.

La violencia en las aulas se ha convertido en una triste rutina para la mayoría de los profesores. Nueve de cada diez docentes conviven con ella en sus centros escolares, según un estudio del sindicato CSIF, que ha analizado 2.000 cuestionarios realizados a maestros de todas las comunidades. El sindicato alerta sobre una situación que está convirtiendo en un infierno la labor de educar en los colegios y que ya no se limita a Secundaria, sino que también ocurre entre los más pequeños, en Primaria. El 'bullying' en las redes sociales comienza cuando los alumnos cumplen nueve o diez años, «hacen la Primera Comunión y reciben como regalo un teléfono móvil». «Y lo que todos desconocemos es que, según el Código Penal, los niños no pueden acceder a las redes sociales hasta los 14 años», subraya el presidente del Sector Nacional de Educación de CSIF, Mario Gutiérrez. De hecho, el acoso escolar comienza con el primer móvil que tiene el alumno.

El 30% de los profesores considera que acudir a su puesto de trabajo no es agradable, el 17% cree que su relación con los alumnos es mala, el 32% asegura que la disciplina en los centros es insuficiente y el 55% opina que existen niveles «normales» o «altos» de violencia en las clases. Este dato es uno de los que más preocupa a Gutiérrez. «Estamos comprobando que los profesores empiezan a asimilar que algunos niveles de violencia son calificados como 'normales', cuando la violencia nunca es normal».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos