Los accidentes de tráfico se cobran la vida de 673 personas en los siete primeros meses del año

J. L. A. MADRID.

Ni el aumento de la vigilancia, de los controles de drogas y alcohol, de las revisiones de los vehículos, ni las campañas de concienciación de la Dirección General de Tráfico (DGT) han servido para reducir el número de muertos en accidente. Durante los primeros siete meses han fallecido 673 personas, seis más que el mismo periodo de 2016 y 51 más que en 2015. En las carreteras riojanas, 14 personas han perdido la vida en lo que va de año.

En un primer análisis, el final de la crisis y el aumento de los desplazamientos por carretera parece estar tras este repunte de la siniestralidad, en la que también estuvieron presentes el alcohol, las drogas, los excesos de velocidad y las distracciones.

Según el balance de la operación salida/retorno del 1 de agosto de la DGT, entre el viernes y el martes ocurrieron 18 accidentes en los que fallecieron 22 personas, ocho de ellos motoristas.

Por su parte, el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, defendió ayer la efectividad del permiso de conducir por puntos, «una de las medidas más eficaces de la última década para reducir la siniestralidad vial». Sin embargo, el titular de Interior consideró «necesario» analizarlo «para que el recorrido de mejora que tiene permita garantizar la continuidad de su éxito», y reiteró que se está revisando el catálogo de infracciones.

Fotos

Vídeos