La Rioja

El nuevo 'thriller' humorístico de Lucas Figueroa se estrena este viernes

madrid. Un pequeño error puede cambiar una vida, cree Imanol Arias. La de su personaje en 'Despido procedente', la nueva cinta del director Lucas Figueroa, que se estrena este viernes, da un giro radical el día en que se equivoca al dar una dirección a un viandante, Darío Grandinetti, en el que se esconde un psicópata. «Qué seríamos sin los errores», se pregunta Arias; «pero no hay que ser vago a la hora de aceptar un fracaso. Si una persona no aprende de los hechos desagradables, la vida le va a devolver los mismos hechos desagradables hasta que aprenda». Hugo Silva completa el trío protagonista de un 'thriller' en tono de comedia que se ambienta en Buenos Aires.

Imanol Arias se convierte en Javier Fernández, un ejecutivo español de buen corazón que trata de evitar los despidos masivos en su empresa y que, por otro lado, se ve acosado sin motivo, en una cinta que se inspira en 'Nueve reinas' y que entronca de alguna manera con 'El diablo sobre ruedas'. «Los despidos masivos significan que las empresas se expanden, que adquieren deuda, y la deuda es igual a austeridad. El ejecutivo es el brazo armado contra el empleado de nivel inferior, y este a su vez lo es el del nivel inferior. Javier no se maneja bien en esto», explica el actor, que en su vida personal se siente acosado por un tipo de prensa, especialmente desde que su nombre apareció en los 'papeles de Panamá'.

El director Lucas Figueroa, nacido en Argentina de padres españoles, reside desde los 19 años en Madrid, y en la película decidió mezclar «la picaresca española y el humor ácido argentino». «Nos intercambiamos la crisis. En la época de Perón, aquí nos moríamos de hambre. En el 2001, con el 'corralito', vino una oleada de argentinos. Y con la crisis española, mucha gente se fue a Argentina. Es la historia de siempre y seguirá pasando porque hay más conciencia de la unión latinoamericana», apunta.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate