La Rioja
Griselda Triana, en la Asociación de la Prensa de Madrid. :: efe
Griselda Triana, en la Asociación de la Prensa de Madrid. :: efe

Griselda Triana afirma que la muerte de un periodista «importa poco» en México

  • La viuda de Javier Valdez, el reportero asesinado en Sinaloa, quiere «mantener la esperanza» en la acción de la justicia

Informar en Siria o Afganistán se ha convertido en una profesión de riesgo. En uno, la guerra es palpable todos los días; en el otro, aparece de vez en cuando erosionando la reconstrucción del país. El tercer Estado donde más informadores son asesinados es México, un país donde en los últimos 16 años han muerto 120 periodistas. No se ha resuelto ni el 5% de los casos por la complicidad de las autoridades con el verdadero cáncer del país: el narcotráfico. «Todos los partidos colaboran más por complicidad que por miedo», denuncia Griselda Triana, viuda de Javier Valdez.

El periodista, especialista en temas de narcotráfico, fue ejecutado cerca del semanario 'Ríodoce' en Culiacán, estado de Sinaloa. Su fallecimiento, a los 50 años, provocó una ola de indignación entre la prensa del país norteamericano. La última muestra, fue de Álvaro Delgado, reportero de la revista 'Proceso', quien sacó un cártel en una rueda de prensa con el presidente Enrique Peña Nieto. 'Basta de sangre', rezaba la pr otesta. «Javier ha caído en medio de la impunidad. En México, la muerte de un periodista importa poco. La sociedad ha dejado solos a los periodistas», comenta Triana, que recibió de la Asociación de la Prensa de Madrid un reconocimiento por el trabajo de su marido.

Triana denunció que el narcotráfico está metido en todas partes, que «quita y pone autoridades» y paga «campañas electorales de todos los partidos». Ante esta situación, «los periodistas y el periodismo independiente, valiente y digno son más frágiles y vulnerables» porque la sociedad, insistió Triana, los ha dejado «solos». Una soledad que se ha instalado en su casa desde el 15 de mayo. «El tiempo se detuvo. Desde ese día me siento sedada, anestesiada», comenta la viuda, a la que se le ha quebrado la voz cuando recordó que el pasado domingo se celebró el día del padre en México y sus hijos «no pudieron cantarle 'Las mañanitas'» a Javier.

Valdez fue el quinto periodista asesinado en México este año y su viuda «quiere pensar» que la justicia actuará contra los asesinos de todos los periodistas. «Quiero creer que están haciendo su trabajo. Quiero pensar que Enrique Peña Nieto va a asumir su responsabilidad», señaló.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate