La Rioja

Rioja en movimiento

Imagen de las botellas descorchadas, un viaje desde 1970 al 2008. :: L. R.
Imagen de las botellas descorchadas, un viaje desde 1970 al 2008. :: L. R.
  • La garnacha de Tudelilla, presente desde siempre en un 20%, perfila la identidad del vino, buque insignia de la centenaria bodega de Haro

  • La Rioja Alta celebra con una cata vertical histórica el 75 aniversario de la marca Viña Ardanza

No hay mejor ejercicio que una cata vertical de vinos para conocer la evolución de una bodega. La centenaria Rioja Alta, S.A. (Haro) organizó la semana pasada una cata vertical de Viña Ardanza, su buque insignia, que cumple este año su 75 aniversario. Viña Ardanza es una de esas grandes marcas que las familias españolas reservaban para las grandes ocasiones, un vino del barrio de la Estación de Haro, aunque, si por algo se distingue, es por el aproximadamente 20% de garnacha de Rioja Baja que históricamente ha incorporado. Julio Sáenz, director técnico de la bodega, recordó el origen de la botella de borgoña que acompaña desde 1942 a este vino y que mucho tiene que ver con el 'afrancesamiento' de las casas riojanas de la época: cepa medoc, cepa sauternes..., o 'estilo borgoña' en el caso del Viña Ardanza, eran frases que habitualmente solían acompañar a las etiquetas de aquellos vinos históricos riojanos. La Rioja Alta es una bodega familiar con una impecable trayectoria histórica, aunque con un 'debe' en la misma: la escasa conservación del botellero histórico por lo que Julio Sáenz tuvo que comenzar la cata a partir de 1970 ante la imposibilidad de remontarse a décadas anteriores.

La vertical de ocho cosechas de Viña Ardanza, 1970, 1982, 1985, 1989, 1995, 2001, 2005 y 2008, sirvió para apreciar la pausada evolución que tanto la marca como la bodega han tenido en las últimas cuatro décadas (la última botella en el mercado es la 2008). El 'secreto' del vino está en la composición varietal, con tempranillos de La Rioja Alta y por ese 20% de garnacha de Tudelilla. La cata comenzó con un glorioso 1970 que, ante quienes hemos tenido la suerte de probar bastantes Riojas viejos, vuelve a poner de manifiesto que aquel mito oxidativo de la garnacha que denostó hasta el arranque esta incomprendida variedad de uva no es, precisamente, más que un mito.

Elegante y profundo dejó paso a un Ardanza de 1982 también vivo y tan fresco como su predecesor. Julio Sáenz recordó que José Gallego, enólogo histórico de la casa, siempre le recomendó que cuando hiciera una vertical de Viña Ardanza recurriese al de 1985, que fue el tercer vino que guió esta vertical: no defraudó y cerró con plenitud esta primera tanda de tres vinos clásicos y finos que, junto con otras marcas de bodegas históricas, llevaron el nombre de Rioja por todo el mundo.

Viña Ardanza 1989 empieza a mostrar una ligera evolución de la casa, que luego se intensifica con el de 1995, hacia la tendencia de los mercados de entonces que demandaban mayor intensidad y frescura a los vinos, aun siendo La Rioja Alta, SA una de las bodegas clásicas por antonomasia de Rioja: «Os acordáis de aquellos vinos de 'alta expresión'», apuntó el enólogo. Sobre la cata de la pareja de vinos, magnífica evolución en la copa del 1989, que supera al de 1995.

Viña Ardanza 2001, ya con Julio Sáenz al frente en solitario de la dirección enológica, es un vinazo espectacular en todos los sentidos: redondo, fino, elegante y que, ante la espectacularidad de la añada -no había grano de uva malo, recordó el enólogo- la bodega ya embotelló como Reserva Especial (sólo lo ha hecho en tres ocasiones en 75 años).

Es el comienzo de la línea actual de Ardanza, con más intensidad y más fruta aunque, como siempre, ensamblada a la perfección con la madera por las largas y particulares crianzas. Viña Ardanza 2005 sigue esa curva ascendente de 'actualización' de un vino clásico para acabar con un refrescante y elegante 2008, en el que la tradicional fruta madura deja paso a un fruta de garnacha mucho más fresca.

Es un Ardanza nuevo, especialmente el 2008, que quizá los consumidores de la marca más clásicos deban esperar a tomarlo dentro de unos años para no desentonar con su memoria histórica. En todo caso, la 2008 será siempre una añada histórica para la casa: por su calidad y porque por primera vez incorpora las uvas de la Finca de la Pedriza, en Tudelilla, que la bodega compró en propiedad para garantizarse que la esta uva histórica de la comarca de Rioja Baja estará siempre en la composición del Viña Ardanza.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate