La Rioja
'Baco pensativo'. :: e.d.r.
'Baco pensativo'. :: e.d.r.

Xubero invoca a 'Dioses y vasallos' del vino

  • «Yo no puedo permitirme el arte por el arte porque yo trabajo para comer», afirma el pintor al presentar una colección venal que no será expuesta en público

  • El artista calagurritano lanza una serie limitada de grabados inspirada en las figuras de Baco y los borrachos

Baco y los borrachos protagonizan la serie 'El vino. Dioses y vasallos' del artista riojano Xubero, una colección de grabados al aguafuerte que ilustra un personal imaginario dionisiaco a base de rostros masculinos, cabezas adornadas de uvas y hojas de vid, miradas vidriosas y gestos expresivos, crispados unos, otros más serenos. Otra forma de ver el producto estrella de La Rioja; a la manera de Xubero.

«Pensé en un tema universal como es el vino pero tratado desde un enfoque poco convencional y este es el resultado», explica el autor. Este trabajo constituye el regreso del pintor y escultor a una técnica menos habitual en él pero que ha practicado intermitentemente a lo largo de su extensa carrera y prolífica producción. El resultado, destinado a la venta y no a ser expuesto, posiblemente no pueda ser visto en público salvo a través de estas páginas.

Luis Ignacio García Gutiérrez 'Xubero' (Calahorra, 1944), Galardón a las Artes de La Rioja 2005, acostumbra a trabajar por temas. Tras la exposición 'La Rioja, el último paraíso' (otoño del 2014 en la Sala Amós Salvador), una colección de pintura que dedicó al paisaje riojano, consideró haber «cerrado» una etapa y buscó otra diferente. «Me cuesta empezar una etapa nueva porque no quiero repetirme -cuenta-. Entonces pensé que hacía mucho que no hacía grabado y me decidí por esto».

En realidad, Xubero practica con frecuencia otras técnicas de grabado, pero esta es más compleja: «Estos son auténticos grabados hechos con ácido sobre plancha. Es un trabajo costoso pero el resultado es más pictórico». La edición de 'El vino. Dioses y vasallos' consta de veinticinco estuches venales, cada uno con seis grabados originales ejecutados por el artista al aguafuerte sobre plancha de zinc e impresos sobre papel Biblos.

Como es habitual en este procedimiento, todos los ejemplares (25 x 6 = 150 láminas) han sido estampados, numerados y formados a mano por el autor en su estudio-taller de Logroño. Una vez finalizada la estampación, las planchas han sido destruidas ante notario. Cada estuche venal (a la venta), «sobrepasa los mil euros -dice Xubero-, que es un precio razonable para una tirada tan corta, y ya se han vendido la mitad».

Dos bacos ('Baco pensativo' y 'Baco joven') y cuatro borrachos ('Borracho enfurecido', 'Bebedor transformándose en cepa', '¡Pronto será vino!' y 'Borracho velazqueño', inspirado en un personaje del cuadro de Velázquez) componen la colección. «Son tipos imaginados para componer una alegoría diferente del vino, los dioses que lo glorifican y los vasallos que lo disfrutan o sufren sus excesos».

Y una vez culminado el proyecto, cerrada otra etapa, Xubero ya trabaja en la siguiente: las Carnestolendas, una serie de treinta obras (diez dibujos en blanco y negro, diez dibujos en color y diez óleos) inspirada en los carnavales tradicionales de la zona de Lantz, Lesaka, Alsasua, etcétera, que espera poder exponer en Logroño a finales de año y vender en Navarra. Así trabaja Xubero: «Yo no puedo permitirme el arte por el arte porque yo pinto para comer».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate