La Rioja
Madrid prohíbe a los hombres abrirse de piernas

Madrid prohíbe a los hombres abrirse de piernas

  • Los autobuses de la capital atienden la petición de colectivos feministas y lucirán pegatinas contra el desparrame masculino

Un viajero se sube al autobús, toma asiento y abre exageradamente las piernas hasta adoptar una postura, supuestamente cómoda, que invade el espacio reservado a los asientos de al lado. Los anglosajones lo llaman 'manspreading' y las asociaciones feministas de Madrid acaban de ponerlo en el punto de mira. Atendiendo una petición del colectivo 'Mujeres en Lucha y Madres Estresadas', el servicio de autobuses urbanos de la capital instará a sus usuarios a que «respeten el espacio de los demás» colocando unas pegatinas en los vehículos municipales.

Aunque la palabra es nueva -'manspreading' significa en inglés algo así como 'hombre desparramándose'-, la práctica es muy antigua. Uno de tantos micromachismos férreamente asentados en la sociedad, por el cual parece establecido que las mujeres deben cerrar las piernas al sentarse en señal de recato, mientras que a los hombres les está permitido tenerlas abiertas. Hay incluso quien cree que su nivel de virilidad es directamente proporcional a la apertura del ángulo que forman.

Pero las madrileñas han dicho basta. Varias asociaciones iniciaron hace unos días una petición impulsada a través de la web change.org que han firmado ya casi 8.000 personas en la que llamaban al gobierno de Manuela Carmena a combatir esta práctica. Ayer el Consistorio madrileño anunció que así lo haría. Responsables del área de Políticas de Género y Diversidad explicaron que el objetivo de la campaña es «recordar la necesidad de mantener un comportamiento cívico y de respetar el espacio de todo el mundo a bordo del autobús».

En Nueva York desde 2014

En pocos días, junto a las pegatinas que recuerdan a los usuarios que deben ceder el asiento a personas mayores o mujeres embarazadas, utilizar auriculares para escuchar música o no poner los pies sobre los asientos, los autobuses de la capital lucirán un distintivo que muestra a un varón invadiendo con sus piernas el asiento de al lado. El icono es similar al que ya se usa en otros sistemas de transporte en todo el mundo. De hecho, el metro de Nueva York impulsó una campaña similar en 2014.

Sin embargo, el suburbano de Madrid, que depende de la comunidad autónoma, no adoptará la misma medida. Ayer el portavoz del Gobierno que preside Cristina Cifuentes, Ángel Garrido, aseguró que no piensan hacerlo porque el reglamento de viajeros ya contempla que no se puede invadir el asiento de otro pasajero.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate