La Rioja

Los médicos reclaman más medios para el rápido diagnóstico de la espondiloartritis axial

El miedo a la degeneración física que la enfermedad provoca, la dificultad para seguir con el trabajo o los gastos de la rehabilitación son solo algunas de las trabas que los afectados por la espondiloartritis axial deben afrontar. Trabas que se verían reducidas si el diagnóstico no se demorara una media de ocho años. Esto se debe, principalmente, a «las vueltas que da un paciente hasta ser diagnosticado», tal y como explicó Victoria Navarro, especialista del Área en Reumatología del Hospital Universitario La Paz. «Pasan por diferentes médicos... Es un tiempo perdido hasta que por fin llegan a ser tratados por un especialista en la enfermedad», dijo. Por ello, el 'Atlas de la Espondiloartritis Axial', realizado por la Coordinadora Española de Asociaciones de Espondiloartritis, la Universidad de Sevilla y el Instituto Max Weber, en colaboración con la Sociedad Española de Reumatología y Novartis, pone el foco en la necesidad de la mejora de detección de esta patología.

La dificultad diagnóstica radica, según la doctora Garrido, en que la inflamación de las articulaciones sacroilíacas y la columna vertebral no es fácil de ver a simple vista. «Es necesario implantar herramientas que nos permitan identificar qué pacientes con dolor de espalda tienen una mayor probabilidad de tener una espondiloartritis», agregó la experta.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate