La Rioja

La mitad de los españoles confía en la homeopatía y la acupuntura para curarse

  • La Encuesta de Percepción de la Ciencia revela que cuanto mayor es el nivel de estudios, más crece la apuesta por estas prácticas

Los españoles confían en la ciencia, pero también están abiertos a otras fórmulas para intentar poner coto a sus dolores y enfermedades. La falta de «evidencia científica» no es un problema para más de la mitad de los participantes en la octava Encuesta de Percepción Social de la Ciencia que realiza la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (Fecyt), de manera bienal desde 2002. Seis de cada diez españoles confía mucho, bastante o algo en la acupuntura mientras que un 52,7% apuesta por la homeopatía como un elemento de curación.

El informe analiza, además, el nivel de estudios de los más creyentes en las «prácticas presudocientíficas». El sector con más estudios (40,1%) asegura que la acupuntura funciona; en el caso de la homeopatía, el sector de la población que más confía en sus bondades son los que han completado los estudios de Secundaria. «La pseudociencia es un peligro. Tenemos que ser mucho más estrictos con este tipo de cosas porque no son más que placebo», afirmó José Ignacio Fernández Vera, director general de Fecyt, durante la presentación del estudio. En cambio, cuando a los encuestados (más de 6.300) se les pregunta por otras prácticas dudosas, la respuesta es contundente: la mayoría no cree en horóscopos (84%), fenómenos paranormales (76,7%), curanderos (76,3%) y números u objetos que den suerte (71,3%).

«Tenemos mucha tarea pendiente y tenemos que seguir trabajando», señaló Carmen Vela, secretaria de Estado de I+D, que consideró que es «fundamental» seguir trabajando para tener «una sociedad formada». En este sentido, ha destacado la subida del interés por la ciencia entre la población femenina, que ha pasado del 9,9% en 2014 al 13,7% en 2016. Este incremento del 38,4%, unido a un leve descenso de dos puntos del interés entre los hombres (se queda en el 18%), provoca que la brecha de género se haya reducido a la mitad en solo dos años, al pasar del 10,5% al 4,8%, su nivel mínimo en la serie histórica.

Impacto entre los jóvenes

La inquietud por la ciencia y la tecnología sigue siendo mayor en los jóvenes. Casi una cuarta parta (23,1%) está interesado en estos temas, aunque en esta encuesta el mayor aumento del interés en la ciencia se produce esta vez en el tramo de edad de 45 a 65 años. En lo que se refiere al interés declarado por la ciencia y la tecnología cuando se pregunta expresamente sobre este tema, se mantiene en un 3,12 en una escala del 1 al 5. Un 40,2% de la población está muy o bastante interesada en la ciencia, frente a un 29,6% poco o muy poco interesada. De este porcentaje de españoles con poco interés, el 33,1% atribuye su desinterés a que no entiende la ciencia, un 19,3% a que 'nunca he pensado en este tema' y un 11,6% a que 'no lo necesita'.

Respecto a la imagen que los ciudadanos tienen sobre la ciencia, un 54,4% afirma que ésta tiene más beneficios que perjuicios frente a un 5,8% que afirma lo contrario. A su juicio, internet (65%), la telefonía móvil (62,6%), la investigación con células madre (61,8%) y los drones (41,1%) son las aplicaciones o tecnologías que más beneficios proporcionan. Además, los científicos vuelven a ser en esta encuesta la segunda profesión más valorada con un 4,4 sobre 5 (subiendo respecto al 4,24 de 2012), solo por detrás de los médicos (4,55). A continuación se sitúan profesores (4,28) e ingenieros (4,14).

Además, los encuestados son críticos. El 44,2% considera que su educación científica es baja o muy baja, superior a los que la califican de normal (42,6%). Destaca que los jóvenes de 15 a 24 años perciben una mejor educación científica que la media, pues solo un 29,9% la califica de baja o muy baja, 14 puntos menos que la media.

Por otra, parte, la red es la primera fuente de información científica para un 37,7% de los ciudadanos. Pero es la televisión la fuente más consultada cuando se citan tres medios para estar informado de ciencia (71,2%) e internet se sitúa en segundo lugar con el 57,8%. Los jóvenes apuestan claramente por la red: un 82,1% de penetración en jóvenes de 15 a 24 años y un 77,5% en los de 25 a 34 años. Por primera vez, las redes sociales se convierten en la fuente de información científica más consultada en la red (un 43,6% frente al 30,8% de 2014). También aumentan significativamente los canales de vídeos como YouTube o similares como fuente para el 36% de los internautas (29,7% en 2014).