La Rioja

El ictus incrementa su incidencia

El ictus incrementa su incidencia
  • Cada año aumenta el número de personas que presentan daño cerebral adquirido (DCA) principalmente por accidentes cerebrovasculares

  • La discapacidad y mortalidad debida al ictus se duplicará en quince años

Cada año aumenta el número de personas que presentan daño cerebral adquirido (DCA) principalmente por accidentes cerebrovasculares o lo que comúnmente se denomina ictus. El ictus además de afectar cada vez a más personas, en los últimos años incide con mayor frecuencia en personas más jóvenes.

En los últimos veinte años el aumento de casos entre 20 y 64 años ha sido alarmante. Y un dato significativo es que los niños y adolescentes no se libran de esta patología.

¿Qué previsiones hay?

Las previsiones indican que en los próximos quince años la discapacidad y mortalidad debida al ictus se duplicará.

¿A qué se debe?

Detrás del ictus están varios protagonistas que debemos tener siempre en cuenta: obesidad, tabaco, alcohol, hipertensión arterial, diabetes, sedentarismo, colesterol elevado, consumo de drogas y por supuesto, el estrés.

¿Qué tipos de ictus hay?

Existen dos tipos de ictus: hemorrágico e isquémico. El ictus hemorrágico es la extravasación de sangre dentro del encéfalo como consecuencia de la rotura de un vaso, es decir, se produce la rotura de un vaso sanguíneo. El ictus isquémico se produce cuando la isquemia cerebral es lo suficientemente prolongada en el tiempo como para producir un área de necrosis tisular, es decir, se produce una disminución del flujo sanguíneo y por ello, no llega sangre al cerebro.

¿Cómo podemos detectarlo?

Los síntomas más frecuentes los englobamos en el acrónimo RAPID (FAST): R, de risa (desviación de la boca al intentar reír); A, de levantar el brazo (suele presentarse hemiparesia, es decir, una parálisis de la mitad del cuerpo); P de habla (dificultades para hablar o comprender); I de ICTUS; y la D de deprisa (puesto que debemos actuar lo más rápidamente posible e ir hacia el hospital). Los síntomas son los mismos para un tipo de ictus que para otro. Se pueden dar por separado, pero cuando es un ictus grave los síntomas van todos juntos. Es importante que cuando veamos estos síntomas acudamos rápidamente al hospital e informemos de un posible 'código ictus' para que los sanitarios intervengan lo más rápido posible.

¿Qué hacer tras haber sufrido un ictus?

Dependiendo del tipo de lesión tendremos un tipo u otro de secuelas físicas, cognitivas, conductuales y emocionales tras sufrir el ictus. La fase aguda, tras el DCA, es fundamental realizar rehabilitación para recuperar las funciones alteradas o pérdidas.

¿Qué secuelas son más limitadoras?

Depende de cada persona, pero en general las secuelas físicas y cognitivas son para los pacientes las más limitadoras. En cambio, para la familia y sociedad, las que implican más cambio son las emocionales y conductuales. Los cambios de personalidad, la desinhibición, la apatía, entre otros son cambios que afectan primordialmente a la figura del familiar más cercano o cuidador.

¿Qué profesionales realizan la rehabilitación?

Los profesionales principales que se dedican a esta labor son los neurólogos, médicos rehabilitadores, fisioterapeutas, logopedas, terapeutas ocupacionales y neuropsicólogos.