La Rioja

Noruega, el reino de la felicidad

  • El informe de la ONU destaca que Estados Unidos y China, pese a su desarrollo económico, no consiguen avanzar en la clasificación

  • El país supera a Dinamarca como el más feliz del mundo en un ranking en el que España mejora tres puestos y se queda en el 34

Los países nórdicos tienen el secreto de la felicidad. Una vez más, el Informe Mundial de la Felicidad de la ONU vuelve a coronarlos como los primeros de la lista, aunque en esta edición del 2017 hay una novedad importante: Noruega sustituye en el primer puesto a Dinamarca, que pasa a la segunda plaza. Islandia, en tercer lugar, completa el podio nórdico, y en cuarta posición se sitúa Suiza. España, la 34 del mundo, sube tres escalones y se distancia de Italia, Grecia y Portugal, los PIGS, en una clasificación que mide factores como la solidaridad, la libertad, la generosidad, la honestidad, la salud, los ingresos y el buen gobierno.

Noruega recibió la noticia con alegría, pero su primera ministra, Erna Solberg, aseguró que van a seguir trabajando para mejorar los aspectos en los que sus datos son peores. «Aunque encabezamos la estadística, seguiremos priorizando los cuidados de salud mental y mejorando el seguimiento de los niños y los jóvenes porque muchos aún están en lucha», destaca Solberg.

El informe, publicado ayer por la Red de Soluciones de Desarrollo Sostenible de la ONU, coincidiendo con el Día Internacional de la Felicidad, ofrece las claves del éxito de Noruega. «Al tomar la decisión de invertir los beneficios de su petróleo en las generaciones futuras, Noruega se ha protegido de los notables altibajos que sufren otras economías ricas en petróleo», explicó el profesor de la Universidad de British Columbia John Helliwell. «Este énfasis en el futuro en lugar del presente se consigue más fácilmente con altos niveles de confianza mutua, objetivos compartidos, generosidad y buen gobierno. Todo esto se encuentra en Noruega y en los otros países líderes», agrega Helliwell.

Finlandia, Holanda, Canadá, Nueva Zelanda, Australia y Suecia completan los diez primeros puestos de la tabla. Todos son países con rentas altas, así que las diferencias entre ellos tienen que ver con factores como «la salud mental, la salud física y las relaciones personales». Pero en concreto, «la mayor fuente de infelicidad (en los países ricos) es la enfermedad mental», dice el documento.

En los países pobres, lógicamente, la falta de ingresos es el factor que más infelicidad provoca. Los países afectados por guerras o por catástrofes ocupan los últimos lugares de la clasificación. Siria está en el puesto 152, seguida por Tanzania y Burundi, y la República Centroafricana, que sufre una grave crisis humanitaria, cierra la lista de los 155 países estudiados.

China y Estados Unidos son dos casos interesantes dentro del informe porque muestran cómo el desarrollo económico no implica automáticamente un aumento de la felicidad. Los asiáticos, pese a su gran avance en los últimos 25 años, no suben en el ranking de manera notable y se ubican en el puesto 79. Los norteamericanos tampoco consiguen rentabilizar en términos de felicidad el crecimiento económico que marca siempre la agenda pública del país. De hecho, según el informe, «Estados Unidos cuenta con una historia regresiva en términos de felicidad».

España ha experimentado una mejora en el último año y consigue superar a los países con los que estaba igualado, Grecia e Italia, algunos de los más perjudicados por la crisis que comenzó en 2008. España logra una puntuación de 6,403 sobre 10, mientras que el año pasado se quedó en 6,361 puntos.