La Rioja

Un juez investigará la batalla campal entre padres en un partido infantil en Mallorca

Padres de los jugadores del Alaró y el Collerense, enzarzados en la pelea. :: r. c.
Padres de los jugadores del Alaró y el Collerense, enzarzados en la pelea. :: r. c.
  • El encuentro, que tuvo que ser suspendido, terminó con varios heridos y tres denuncias por agresiones ante la Guardia Civil

El Juzgado de Instrucción de Inca (Mallorca) investigará lo ocurrido el domingo en un partido de fútbol infantil, en la localidad de Alaró, que tuvo que ser suspendido tras desatarse una pelea multitudinaria entre los padres que lo presenciaban. Varias personas resultaron heridas en los incidentes, y tres de ellas presentaron denuncia ante la Guardia Civil.

El encuentro, que enfrentaba al Alaró y el Collerense, se celebraba en el campo municipal de Alaró. Tras una violenta entrada y un intercambio de empujones entre los chavales, los padres de los jugadores comenzaron a intercambiar insultos. De las palabras pasaron pronto a las manos y se desató la trifulca. Los pequeños, de 12 y 13 años, dejaron de jugar mientras observaban cómo los padres la emprendían a puñetazos y patadas en las gradas e invadían entre golpes el terreno de juego.

En los vídeos de la pelea difundidos en las redes sociales se escucha cómo las madres y otros espectadores pedían que parasen las agresiones y expresaban su vergüenza por el espectáculo que estaban ofreciendo ante los pequeños. En esa situación, el árbitro suspendió el encuentro y levantó la consiguiente acta de lo ocurrido. La pelea concluyó con la llegada de los agentes de la Guardia Civil.

Tres de los padres acudieron al instituto armado para presentar las correspondientes denuncias por lesiones leves. Antes fueron atendidos en un centro sanitario.

De esta manera, el caso llegará ante el juez de Instrucción de Inca, que tendrá que citar a los denunciantes para aclarar lo ocurrido y, en el caso de que sea admitido a trámite, abrir diligencias por un presunto delito de lesiones y determinar quiénes fueron los autores de las agresiones.

El vicepresidente del Gobierno de Baleares, Biel Barceló, lamentó los incidentes. En su opinión, los padres «dieron una imagen muy lamentable». Barceló apuntó que espera que se «tomen medidas», tanto por la Guardia Civil como por el Ayuntamiento de Alaró y por la Federación de Fútbol de las Islas Baleares.

En este sentido, el presidente de la Federación balear, Miquel Bestard, mostró su rechazo por lo ocurrido. «Esa gente no tiene derecho a estar en un recinto deportivo; le han hecho un daño enorme a la comunidad, a sus hijos y al fútbol», declaró a Efe. «Al tratarse de un partido de Segunda Regional en la Federación tenemos poca capacidad sancionadora, así que esperamos que actúe la justicia ordinaria con el máximo rigor y que llegue hasta el final», dijo Bestard.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate