La Rioja

Un análisis de sangre predice enfermedades crónicas

  • Diabetes, insuficiencias renales o coronarias, infartos o accidentes cerebrovasculares, entre las dolencias que el método es capaz de hallar

washington. Un grupo de investigadores ha descubierto que, al combinar la edad de los pacientes y las informaciones halladas en simples análisis de sangre, es posible predecir el riesgo de sufrir una enfermedad crónica en casi el 80% de los casos. Gracias a un simple examen que combina estos datos, se puede determinar la probabilidad de detectar en el plazo de tres años una de las patologías crónicas más frecuentes, según explicaron los investigadores al presentar sus trabajos en la conferencia anual del Colegio Americano de Cardiología (ACC), que tiene lugar en Washington este fin de semana. Precisaron que se trata, en particular, de casos de diabetes, insuficiencia renal o cardíaca, enfermedad coronaria o pulmonar crónica, fibrilación auricular, arritmia cardíaca, infarto y accidente cerebro vascular o de demencia. «Nuestro objetivo era crear una herramienta clínica útil, fácil de producir y que no agrega carga de trabajo a los médicos», dijo Heidi May, epidemióloga del Intermountain Medical Center Heart Institute en Salt Lake City (Utah) y principal autora del estudio.

May y su equipo estudiaron a un grupo de hombres y mujeres en buena salud y sin antecedentes de enfermedad crónica que solían ir a ver a sus médicos para controles de rutina. Entre las mujeres, aquellas con un resultado moderado en el examen tenían un riesgo tres veces mayor de sufrir una patología crónica en comparación con aquellas con resultados menos fuertes. La proporción se elevó a un riesgo once veces mayor para las mujeres con resultados elevados.

En el caso de los hombres, aquellos con un resultado medio tenían 5,6 veces más probabilidades de recibir el diagnóstico de una enfermedad crónica en los siguientes tres años, mientras que el riesgo era multiplicado por once para aquellos con resultados elevados.

Más de la mitad de la población en Estados Unidos sufre al menos una de esas enfermedades crónicas y la frecuencia debería aumentar 40% en los próximos diez años.