La Rioja

El arte de Casis viaja a Haro

José Ignacio Casis posa junto a su obra con Eduardo Rodríguez Osés y distintos concejales de Haro. D.M.A.
José Ignacio Casis posa junto a su obra con Eduardo Rodríguez Osés y distintos concejales de Haro. D.M.A.
  • La obra paisajística del artista riojano, experto en concursos de pintura rápida, se expone en el museo del Torreón

Después de un mes de inactividad temporal desde la última exposición, el museo del Torreón de Haro volvió a acoger ayer una nueva muestra. Hasta el 30 de abril el pintor riojano José Ignacio Casis expone una serie de 35 obras, la mayoría paisajes rurales de La Rioja, entre los que se encuentran calles y rincones de Haro, Cenicero, San Asensio, Navarrete, Villanueva...

El conservador del Museo de La Rioja, José Antonio Tirado, fue el encargado de presentar la nueva exposición, que viaja desde la central de la entidad en Logroño hasta la sección de Arte Contemporáneo en Haro. El propio artista, José Ignacio Casis, explicó que algunos de los cuadros exhibidos proceden de concursos de pintura rápida y otros han sido elaborados en el taller de su propia casa, aunque todos tienen en común una «pincelada suelta y espontánea», así como «el protagonismo de la luz, que es lo que más valoro».

Las calles de los pueblos, sus ríos, puentes, rincones, vegetación... son algunos elementos en los que se fija José Ignacio Casis, artista de Lardero con cuya obra, precisamente, se inauguró recientemente el espacio expositivo de la nueva Casa de Cultura de su municipio natal.

El director general de Cultura y Turismo del Gobierno de La Rioja, quien acudió a la inauguración de la muestra pictórica al igual que los concejales harenses Leopoldo García, Javier Redondo, Lydia Arrieta, Paqui Castillo y Susana Tubía, declaró que «con José Ignacio Casis teníamos muy claro que íbamos a triunfar, tengo a medio servicio de Cultura enamorado de su obra».

Curiosamente, el único cuadro que representa una escena de Haro, fue pintado por Casis precisamente por la exposición. Representa la calle Costanilla, con la que se piensa que es la casa más antigua del municipio, la de la esquina con la calle Castillo. Y la retrató sin saber ese dato, sólo porque le pareció una calle pintoresca, medieval.