La Rioja

«Una vez que empiezas a trabajar la Semana Santa, se contagia su religiosidad»

  • José Antonio López Hueto Fotógrafo

Enamorado de la fotografía desde joven, José Antonio López Hueto lleva años recogiendo en imágenes las vivencias y emociones que la Semana Santa riojana le suscita. Ahora sus instantáneas llenan la exposición 'La Rioja, Tierra de Pasión'.

- ¿Por qué Semana Santa?

- En mi caso, al principio fue por la estética. Pero una vez que empiezas a trabajar la Semana Santa, sí que empiezas a compartir un poco la religiosidad que la acompaña, se contagia. Tantas horas y tantos momentos junto a los cofrades y en ese ambiente...

- ¿Qué imágenes le atraen más?

- Empiezo a cubrir la Semana Santa pensando en los pasos, en las imágenes. Pero enseguida me doy cuenta de que lo más importante, al menos para mí, es el ambiente, es el sentimiento, los sonidos... Intentar captar todo eso y transmitirlo a través de una fotografía no es fácil, pero ese ha sido mi objetivo.

- Pese al pequeño tamaño de la región, la Semana Santa de La Rioja es muy diversa.

- Efectivamente, aunque desde fuera pueda parecer que aquí no hay mucha cosa, no es así. Hay mucho más de lo que la mayoría se cree. Empecé con la Semana Santa de San Vicente de la Sonsierra, porque era la que más me atraía, pero cuando empecé a hacer la de Logroño, me di cuenta de que ver los pasos por el Casco Antiguo, con las cofradías y con los tambores sobrecogía y tenía mucha emoción.

- ¿Alguna le llamó particularmente la atención?

- La de Cornago, un pueblito pequeño y precioso, que tiene una Semana Santa de lo más pintoresca y sobrecogedora que he visto, no sólo aquí sino en muchos otros sitios.

- También ha vivido la Semana Santa de otras localidades de fuera, ¿alguna le ha inspirado especialmente?

- He hecho la Semana Santa de Salamanca, que es muy monumental, y la de Valladolid, que es más procesional. Ambas con unas estructuras impresionantes, pero nada tienen que envidiar las que tenemos aquí. Quizás seamos más austeros en cuanto a los pasos y a esas cofradías tan inmensas, pero aquí hay algo que otros sitios no tienen, que es el ambiente tan humano y sencillo; es un ambiente muy natural, muy de casa.