La Rioja

Cantar y bailar el folclore riojano

Los miembros del Grupo de Danzas de Logroño posan en tras el pisado de la uva, con motivo de las Fiestas de la Vendimia, en septiembre del 2016. :: G.D.L.
Los miembros del Grupo de Danzas de Logroño posan en tras el pisado de la uva, con motivo de las Fiestas de la Vendimia, en septiembre del 2016. :: G.D.L.
  • La sala Gonzalo de Berceo acoge hoy, a partir de las 19 horas, la presentación del libro 'Historia de los XX Concursos Nacionales de Coros y Danzas', donde debutó el grupo en 1942

  • El Grupo de Danzas de Logroño, con más de 120 miembros, celebra este año 2017 su 75 aniversario

Logroño. El Grupo de Danzas de Logroño conmemora este año su 75 aniversario, así que es uno de los más antiguos del panorama folclórico nacional. En los primeros años 40 un grupo de mujeres logroñesas comenzó a bailar vinculadas a la Sección Femenina de la Falange y realizó su primera actuación en 1942, participando en el I Concurso Nacional de Coros y Danzas celebrado en el teatro de la Zarzuela de Madrid. Logroño perdió la final después de llegar a ella empatado con la agrupación de Cáceres. Entonces interpretaron la 'Danza de las Pasadas', la 'Danza de los Pañuelos', 'Dicen que no la quieres', la 'Danza a la Virgen Blanca' y la 'Jota de Ezcaray'.

Así lo detalla José Francisco Martí Roch en el libro 'Historia de los XX Concursos Nacionales de Coros y Danzas de la Sección Femenina. Canciones y danzas de España (1942-1976)' que se presenta hoy, a partir de las 19 horas, en la Sala Gonzalo de Berceo, dentro del programa de actividades del 75 aniversario del Grupo de Danzas de Logroño.

El germen lo puso el bailarín Cruz Biain, quien recorrió toda España implantando en cada localidad un grupo de danza para que no se perdiera el folclore local. Aquí, en Logroño, quedó como responsable Nieves Sainz de Aja, quien recorrió todos los pueblos de la entonces provincia de Logroño recuperando trajes, cantos y danzas tradicionales. Actualmente el grupo lo componen más de 120 danzadores entre niños, jóvenes y adultos y el testigo de su fundadora lo ha recogido su director actual, José Ángel Bartolomé, que comenzó a bailar con 9 años.

«Nos dedicamos a conservar nuestro folclore y divulgarlo, enseñándoselo a los más pequeños y mostrándolo por todo el mundo», explica José Ángel Bartolomé. El Grupo de Danzas de Logroño recopiló las danzas y canciones populares de los pueblos de La Rioja para que no se perdiera ese folclore y aún continúa yendo allí donde les llaman para promover e instaurar danzas o grupos de baile. «Vamos donde nos llaman, cuando aparece tanto una prenda de vestir como una danza, a veces en una fotografía, y les enseñamos a bailar. O adaptamos pasos de nuestras propias danzas a músicas que aparecen», explica Bartolomé.

Ese último es el caso de la danza de la Virgen del Pilar de Cárdenas, reaparecida recientemente y en la que se adaptó una composición del gaitero Serafín Abeytua (el grupo acostumbra a actuar junto a los Gaiteros de Albelda) con una coreografía del propio José Ángel Bartolomé. Y a finales del 2016 los danzadores de San Millán de la Cogolla recuperaron los trajes de hace 70 años. Ausejo también ha sido una de los últimos pueblos riojanos en recuperar una danza local. «Seguimos investigando. Nos centramos en Logroño pero ayudamos a los pueblos que nos llaman para que no se pierdan las danzas», afirma el director del Grupo de Danzas de Logroño.

Curiosamente, en la capital riojana casi no existía ni traje. «Aquí venía la gente muy elegante y costó investigar, pero aparecieron unas grabados de Salustiano Olózaga, uno de ellos, 'Mujer logroñesa del siglo XIX', y a partir de ahí hemos conseguido nuestro propio traje», detalla Bartolomé. Curiosamente, la 'Jota de Logroño' ha existido siempre, y con ella el grupo ha ganado muchos premios: «Mi tierra es La Rioja, Logroño es mi pueblo,/cruce de caminos, puente sobre el Ebro.».

Cada vez que el Grupo de Danzas de Logroño viaja lo hace en conjunto, con una cuarentena de adultos. Han representado a La Rioja en Marruecos, Polonia. «hemos recorrido el mundo entero», asegura Bartolomé, y subraya que la sección infantil actuó recientemente en Jumilla y próximamente lo hará en Huesca. No obstante, el día del pisado de la uva de San Mateo se reúnen todos y se visten de gala. Ahora es una afición, algo muy distinto a cuando en la Sección Femenina a las pioneras les enseñaban costura y danza, entonces apenas había otro entretenimiento.

El hombre, bailarín

Después llegaron otros grupos, como el de la Escuela de Magisterio o el del instituto Sagasta. E n los años 60 y 70 fue el mayor auge de la danza en Logroño, con varios grupos y muchos danzadores, después, en los 80, hubo menos, sobre todo por la ausencia de hombres. «En los últimos quince años ha habido un resurgir fuerte. Y estamos casi veinte hombres, lo que nunca», destaca Bartolomé, a pesar de que tradicionalmente en La Rioja el hombre ha sido muy bailarín, como demuestran los grupos de danzadores de Anguiano y San Asensio. El hombre se introdujo en la danza gracias a Sainz de Aja, quien, como era profesora en la Escuela de Magisterio, formó allí un grupo mixto en los 50.

El repertorio actual del Grupo de Danzas de Logroño es de unas veintiocho coreografías. «A veces vamos al extranjero, nos dan cinco minutos de actuación y tenemos que montar una cogiendo un trozo de varias danzas para que quede representada La Rioja», admite Bartolomé. Una de las más emblemáticas es la del día de San Bernabé, porque «ese acto, el baile bajo el arco, lo instauró Nieves y, por tanto, es muy emblemático para nosotros», reconoce Bartolomé, que también destaca los bailes que dedican a la Virgen de Valvanera, además del citado pisado de la uva en San Mateo.

Los actos del aniversario continuarán los días 1 y 2 de abril con un congreso de la Federación de Asociaciones de Coros y Danzas de España, la representación del espectáculo '75 años de tradición' en el Auditorio del Ayuntamiento de Logroño y una cena de gala. Después se celebrará una comida de hermandad el 5 de agosto con motivo del que era el cumpleaños de Nieves, y ya en septiembre, después de sus actuaciones estelares en las fiestas de San Bernabé y San Mateo, organizarán dos exposiciones, la fotográfica 'Indumentaria tradicional española' y otra de muñecas con trajes regionales.

Los viernes, a partir de las 18 horas, el Grupo de Danzas de Logroño se reúne en su sede (Doce Ligero, 20), donde ensayan niños y mayores. «Al fin y al cabo somos una gran familia. Tan pronto ensayamos como otro día celebramos un cumpleaños. El grupo está orgulloso de sus danzas, pero también de la gente que ha pasado por allí», confiesa José Ángel Bartolomé.