La Rioja

Más amor que sexo en el preestreno de '50 sombras más oscuras'

  • La segunda película de la saga, que se estrena hoy, buscará reeditar el éxito de la primera parte, que recaudó más de 500 millones de euros

Madrid. Decenas de fans se agolparon el miércoles por la noche a las puertas de los cines Kinépolis, una enorme mole de hierro y cemento al suroeste de Madrid que acogió la presentación de '50 sombras más oscuras', que se estrena hoy. Llevaban dos años esperando la segunda película de la saga '50 sombras de Grey', la novela en tres actos de «amor y sexo» que en 2011 arrasó en todo el mundo y catapultó la neoliteratura erótica a la categoría de superventas con más de cien millones de ejemplares vendidos y traducciones a 52 idiomas. También la primera película superó en 2015 las expectativas comerciales recaudando en taquilla más de 500 millones de euros.

Con pancartas, gritos y algún antifaz como guiño, dieron una calurosa bienvenida a los actores Dakota Johnson -hija de Melanie Griffith y Don Johnson- y Jamie Dornan, que dan vida a Anastasia Steele y Christian Grey. «Llevamos aquí desde las seis de la mañana», explicaba un grupo de fans de Valencia. Y al fin llegaron. Él, de riguroso traje y corbata; ella, con un recatado diseño de Gucci que contrastaba con el estreno de la película con más erotismo de la cartelera. «La segunda parte explora más la relación entre Ana y Christian, se enamoran más el uno del otro, se incorporan nuevos personajes y hay más tensión y peligro», avanzó la actriz.

El actor Jamie Dornan destacó los cambios de su personaje en esta segunda parte. «Prefiero a este Christian Grey, se está adaptando y cambia por amor y eso es algo con lo que es más fácil identificarse; en el fondo es una buena persona marcada por cosas que le pasaron en la infancia, pero Ana le ha cambiado para mejor». Dornan se mostró encantado con una segunda parte «interesante, sexy y emocionante» y recordó que, por mucho que la saga fuera bautizada como «porno para mamás», en el fondo «trata sobre el amor, porque no hay sexo sin amor».

Junto a los actores se encontraban el director de la película, James Foley y la autora de la saga, E. L. James, una escritora debutante que revolucionó el mundo editorial hace cinco años con su saga, aunque también ha tenido que lidiar con el boicot impulsado en países como Australia o Canadá. «Cada uno tiene su propia visión, pero es liberador aceptar sin complejos la propia sexualidad y el tipo de sexo que cada uno quiere. Y siempre que sea sano y consentido, ¿quiénes somos para juzgar?».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate