La Rioja
El ministro de Cultura argentino, Pablo Avelluto, durante la presentación de ARCO. :: mariscal / efe
El ministro de Cultura argentino, Pablo Avelluto, durante la presentación de ARCO. :: mariscal / efe

ARCO confía en la pujanza del mercado del arte

  • Argentina, invitado de una feria con el presupuesto congelado que acoge 200 galerías con 2.600 artistas de 28 países

Madrid. «Será el ARCO de la recuperación». Lo dice Carlos Urroz, director de la Feria internacional de Arte Contemporáneo, que afronta su trigésimosexta edición confiada en la recuperación del mercado y en la pujanza del arte argentino, pero con su presupuesto congelado. Argentina es el país invitado de una edición que acogerá a casi tres millares de creadores en dos centenares de galerías de una treintena de países y que abrirá el presidente argentino, Mauricio Macri, muy probablemente junto a los Reyes.

Con 4,5 millones de presupuesto, el mismo que la pasada edición, sus organizadores esperan que más de cien mil personas pasen por los pabellones 7 y 9 de Ifema entre el 22 y el 26 de febrero. Un público local e internacional que, según la previsión de Clemente González Soler, nuevo presidente del comité ejecutivo de Ifema, generará unos ingresos superiores a los cien millones de euros para la capital.

«2017 es el año de la recuperación y las previsiones son muy buenas», anticipa un optimista Carlos Urroz, por séptimo año al frente del certamen, y que se enorgulleció por el regreso a la feria de «importantes galerías internacionales».

Como siempre, la oferta conjuga las vanguardias históricas, los clásicos contemporáneos y el arte más actual firmado por unos 2.600 creadores. Urroz promete «piezas importantes», algunas «espectaculares» de colectivos como 'Los Carpinteros' o creadores como Julio Le Parc o Bernardí Roig.

Confía el máximo responsable artístico de ARCO en un mercado al alza. «Los galeristas nos dicen que están notando la vuelta de los clientes, y eso confirma que estamos en la senda de la recuperación», apuntó un Urroz orgulloso de que la feria «sepa reinventarse cada año». Con un 70% de firmas extranjeras, aseguró que la presencia de galerías y artistas latinoamericanos «tendrá un extraordinario protagonismo dentro y fuera de la feria».

Confirmó Urroz que las solicitudes sobrepasaron de nuevo este año la capacidad de ARCO, que acogerá a 200 galerías procedentes de 28 países. De ellas, 164 estarán en el programa general, y 42 en los programas comisariados, que exhibirán pintura, escultura, instalaciones, fotografías, vídeo, arte electrónico y virtual, dibujo y grabado. Desaparece la sección 'Solo Project', dedicada a las propuestas más rupturistas, que se integran en 'Diálogos', con una docena de galerías seleccionadas por María Corral, Lorena Martínez de Corral y Catalina Lozano.

Los coleccionistas internacionales que invita la feria, 250 de una treintena de países y con dos categorías en función de su relevancia, serán de nuevo los más mimados de un certamen que limita el acceso al público general a los últimos tres días, viernes 24, sábado 25 y domingo 26. La entrada costará 40 euros el vienes y el sábado y 30 el domingo.

Magma creativo

Inés Katzenstein, una de las comisarias argentinas, ha confeccionado un programa con 12 galerías y 23 artistas, dos por estand. Habrá además 17 sedes repartidas por Madrid con propuestas de diferentes creadores argentinos.

«Irreverente, riguroso, diverso, fronterizo y atento al cuerpo y a la sexualidad». Así será, según el ministro de Cultura argentino, Pablo Avelluto, el arte argentino que se verá en la feria, que el presidente del país austral, Maurico Macri, recorrerá el día 23, muy probablemente junto a los reyes Felipe y Letizia. «No será un desembarco argentino, que es una palabra que no me gusta, porque no somos invasores. Queremos ser anfitriones y que los españoles se sientan como en casa, como los argentinos, profundizando en nuestra relación desde la cultura», dijo el ministro, acompañado por el embajador de Argentina en España, Ramón Puerta; el director general de Ifema, Eduardo López-Puertas, y el director de la Casa de América, Santiago Miralles.

«Somos un país contemporáneo y universal que abandona la idea nostálgica de sí mismo, acaso más visto por lo que fuimos que por lo que somos o podemos ser, pero que estamos profundamente enamorados de lo que somos. Como decía Borges, no nos parecemos a otros, pero somos universales», aseguró Avelluto. Para el ministro argentino ARCO será «un escaparte de la efervescente y emergente escena artística en Argentina, producto del magma creativo en el que prima la diversidad».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate