La Rioja

La diócesis de Astorga aún no ha designado cometido para Vallejo Balda

El sacerdote riojano Ángel Vallejo Balda durante el juicio. :: reuters
El sacerdote riojano Ángel Vallejo Balda durante el juicio. :: reuters
  • Tras obtener la libertad condicional en diciembre pasado, no ha trascendido el paradero del sacerdote riojano implicado en el caso 'Vatileaks 2'

LOGROÑO. El obispo de Astorga, Juan Antonio Menéndez, mantiene contacto con Lucio Ángel Vallejo Balda, aunque no ha desvelado su paradero y de momento tampoco tiene un cometido para el sacerdote riojano en su diócesis, jurisdicción a la que pertenece.

Hace quince días, durante un desayuno informativo con los medios de comunicación, ya comentó que está «viendo el momento más oportuno para el futuro del sacerdote (en referencia a Vallejo Balda). Cuando tenga algo que encargarle se incorporará a la diócesis, dado que siempre estará bajo mi jurisdicción».

Del obispo de Astorga depende, por lo tanto, el regreso de Ángel Lucio Vallejo Balda (Villamediana de Iregua, 1961) a la diócesis leonesa, donde deberá residir y dedicarse a las actividades que le asigne Juan Antonio Menéndez y mantener un comportamiento discreto.

Tales son las condiciones para esta nueva etapa en su vida, una vez que el Papa Francisco le concedió el pasado 20 de diciembre la libertad condicional. Un gesto de clemencia del Sumo Pontífice en vísperas de la Navidad, momento en el que Vallejo Balda había cumplido 11 de los 18 meses de cárcel a los que fue condenado por filtrar las auditorías económicas del Vaticano a dos periodistas italianos (popularmente conocido como caso 'Vatileaks 2').

La libertad condicional de la que disfruta el sacerdote riojano le permite salir de la cárcel pero no anula los siete meses que le quedan de condena. Si se saltara las condiciones, volvería de nuevo a la celda de la Gendarmería Vaticana para cumplir el resto de la condena.