La Rioja

Margarita Garau, madre de Nadia, junto con su abogado. ::  Efe
Margarita Garau, madre de Nadia, junto con su abogado. :: Efe

El juez imputa a los padres de Nadia por explotación sexual

  • El magistrado mantiene en prisión a Fernando Blanco, mientras que la madre seguirá en libertad, pero sin la custodia de la pequeña

Los padres de Nadia, la niña de once años que padece una enfermedad rara, serán investigados no solo por haber recaudado cerca de un millón de euros en donativos para tratar médicamente a su hija y luego quedarse el dinero, sino también por los presuntos delitos de explotación sexual, exhibicionismo y provocación sexual. El hallazgo por los Mossos d'Esquadra de imágenes de contenido sexual de la pequeña ha dado un vuelco al caso, que pasa de ser un proceso judicial por estafa a un asunto mucho más grave desde el punto de vista penal, en el que pueden haberse cometido delitos sexuales que implican a una menor.

El juez de la Seu de Urgell (Lérida), nada más recibir el martes el material incautado, citó a los padres, que comparecieron ayer para dar cuenta de los archivos fotográficos aprehendidos, que han causado conmoción en el entorno de la familia y en la opinión pública en general, pues los progenitores recorrieron los platós televisivos de media España y la enfermedad de la pequeña provocó una enorme cadena de solidaridad. Fernando Blanco y Margarita Garau declararon ayer por separado y ambos, según relató su abogado, negaron que las imágenes fueran de carácter pornográfico.

Las fotos, quiso aclarar el letrado, habían sido tomadas en un ámbito «familiar, normal y natural». La versión no convenció al juez, que decidió imputar a los padres por los presuntos delitos de exhibicionismo, provocación y explotación sexual.

Como son delitos que no tienen nada que ver con la causa judicial inicial, la de estafa, el magistrado abrió un nuevo procedimiento y enviará las diligencias al Decanato de la Seu de Urgell para que sean repartidas entre los dos juzgados de instrucción de la localidad. A pesar de las tres nuevas acusaciones, el juez no amplió las medidas cautelares contra los padres. Así, Blanco deberá permanecer en prisión provisional (lleva más de un mes), pues el magistrado aprecia riesgo de fuga. En el caso de la madre, el juez la mantiene en libertad, pero sin la custodia de la niña, que vive en Mallorca y a la que solo visita los fines de semana. El juez, que admitió que la Generalitat actúe como acusación particular, consideró que no debe modificar el régimen de visitas entre la madre y la pequeña.

Carácter sexual explícito

En su auto del martes pasado, el juez expuso que en las fotos «se puede observar cómo, sin lugar a dudas, una menor de edad se encuentra presenciando relaciones íntimas, de un carácter sexual explícito». Para el juez, no hay «una explicación razonable de las mismas», tanto por su evidencia como por la edad de la menor. El abogado de los padres, en cambio, afirmó que ninguna de las instantáneas «tiene nada de especial». «No hay nada que tenga un criterio pornográfico ni obedezca a una explotación sexual», afirmó el letrado Alberto Martín. «Absolutamente nada», insistió. Según la versión que los padres dieron al juez, «nunca» hicieron nada «en perjuicio de la menor». «Ni en su presencia de manera que ella lo haya podido ver», dijo el abogado, dando a entender que aunque la menor aparezca retratada junto a los padres mientras mantienen relaciones, podría estar durmiendo.

También hay imágenes de la niña desnuda que, según el auto del juez, no se ajustan a las «inocentes» fotografías que cualquier padre tiene de su hijo. A su juicio, estas fotos son de «evidente contenido sexual», pues se ve a Nadia con las manos en los genitales, haciendo «explícitos cruces de piernas» o exhibición de sus partes íntimas. El abogado de los padres dijo que se trata de una niña «juguetona», para justificar determinadas posturas que a su entender son ingenuas. Eso sí, admitió que toda imagen tiene un componente «valorativo» y que su interpretación puede ser «subjetiva» y donde alguien ve una cierta normalidad otro puede ver elementos pornográficos.

El abogado, que podría pasar a ser solo defensor de la madre, insistió en la versión de que algunas de las imágenes donde aparece Nadia desnuda se tomaron para hacer seguimiento de la evolución de cómo afecta su enfermedad en la piel.